Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > #WhereIsRey: las mujeres que le faltan al coleccionismo

#WhereIsRey: las mujeres que le faltan al coleccionismo

Para compañías como Hasbro y Mattel, las figuras de acción basadas en personajes femeninos no son comercialmente rentables; el polémico #WhereIsRey se originó tras la queja de una niña de ocho años que quería comprar una figura del personaje de Star Wars, pero no se encontraba a la venta.

Rey figura coleccionable

Star Wars es una de las sagas más prolíficas en la historia del cine, creada por George Lucas, estrenó su primer capítulo en mayo de 1983 comenzando así una larga y exitosa franquicia que volvió a las salas de cine con el Episodio VII: The Force Awakens, de The Walt Disney Company. Hasta el momento la película ha gozado de una buena acogida por parte de la crítica especializada y de los fans; durante sus primeras tres semanas de exhibición recaudó 1.733 mil millones de dólares.

Como consecuencia de este arrollador éxito el mercado se vio inundado de artículos relacionados con la película y con sus protagonistas. Sin embargo, dentro de la amplia gama de productos lanzados, una de las figuras centrales del film, Rey, interpretado por Daisy Ridley, aún brilla por su escasez.

La polémica al respecto se desató cuando la fanática de ocho años, Annie Rose, decidió enviar una carta a la compañía de juguetes Hasbro sobre la ausencia del personaje dentro del Monopoly. Mediante el uso del hashtag #WhereisRey cientos de usuarios comenzaron a cuestionar la falta de productos disponibles. También los niños se encontraban deseosos de comprar juguetes y parafernalia relacionada con el personaje faltante.

Si bien la compañía se defendió rápidamente argumentando que el juego fue lanzado en septiembre, cuando aún se cuidaba de manera celosa la trama del filme, resulta difícil de creer que Hasbro no encontró una forma de poner a uno de los protagonistas dentro del juego. Esto no sucede sólo con la línea de coleccionables ya que dentro de la línea de tres y seis pulgadas el personaje cuenta únicamente con tres figuras, una pequeña cantidad si lo comparamos con el personaje de Kylo Ren que tiene el doble de representaciones en ambas escalas.

De acuerdo con la página especializada en coleccionables Action Figure Insider, las compañías de juguetes como Hasbro y Mattel aún consideran que las figuras de acción basadas en personajes femeninos no son comercialmente rentables, pues consideran que este mercado está dominado por un público masculino. Por ello relegan a las potenciales compradoras a otras marcas diseñadas especialmente para las niñas.

Paul Southern, líder de la división de licencias de Disney, comentó en una entrevista para Bloomberg que ni Disney ni sus compañeros de licencias pudieron prever la popularidad del personaje, lo que derivó en una demanda que hasta este momento no han podido resolver. Por su parte, Jessica Offerjost, vocera de la compañía Toys “R” US declaró que las tiendas se encontraban listas para comercializar el personaje de Rey así como todos los personajes femeninos de Star Wars y atribuyó la carencia de figuras a la gran popularidad que éstas tuvieron y no a una falta de producción y abastecimiento.

J.J. Abrams, director del filme, consideró absurda y equivocada la falta de mercancía disponible debido a la importancia que el personaje tiene dentro de la historia y por ser una poderosa figura que puede ayudar a mejorar la imagen que las niñas tienen sobre ellas mismas.

Problemáticas como éstas no son nuevas dentro del mundo del coleccionismo. Personajes como Gamora y Black Widow, ambas protagonistas de sus respectivas franquicias dentro del universo cinematográfico de Marvel, no vieron la misma atención en mercancía y figuras que sus contrapartes masculinas. Desde una perspectiva comercial, Star Wars —al igual que Marvel y DC— es una marca que fue dominada por personajes masculinos durante 40 años, así que las corporaciones todavía piensan que las niñas no juegan con figuras de acción o simplemente para los inversionistas los protagonistas femeninos no resultan llamativos.

Cuando las figuras de personajes como Rey —o cualquier otro protagonista femenino— no se encuentran disponibles o peor aún, no son producidas, se manda el mensaje equivoco a los niños y jóvenes consumidores, se les dice que comercialmente las mujeres no son tan importantes como los hombres. En la actualidad es importante encontrar representaciones equitativas en este tipo de productos ya que coleccionistas, hombres, mujeres, niños y niñas por igual necesitan ver a su respectivo género representado de manera digna dentro de todos los medios, pues muchos de estos personajes de ficción nos ayudan a forjar la manera en que nos percibimos dentro de la sociedad.

Eduardo Galindo: @Eduardo1909

Top