Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > VPH y cáncer cervicouterino

VPH y cáncer cervicouterino

El cáncer cervicouterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres, después del de mama; uno de los síntomas del VPH es sangrado vaginal irregular intermenstrual o anormal después de haber tenido relaciones sexuales.

cáncer cervicouterino

Hablar del cáncer es un tema sensible, pero hacerlo es la única forma de prevenirlo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año se registran 490 mil nuevos casos de cáncer de cuello uterino y más de 270 mil mujeres mueren a causa de esta terrible enfermedad. Lo alarmante es que el 85 % de los casos se registra en países en vías de desarrollo, en los que se tiene poca información acerca de esta enfermedad que, si se detecta a tiempo, puede ser tratable.

Los papilomavirus (VPH) humanos son muy comunes en el mundo. Se reconocen más de 100 tipos de los cuales, al menos 13 son congénitos o de alto riesgo. Se transmite principalmente por contacto sexual, y el cáncer cervicouterino es causado por infecciones de transmisión sexual por determinados de VPH. El cáncer cervicouterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres, después del de mama.

De acuerdo con la OMS, “los papilomavirus humanos (VPH) son la causa de la infección vírica más común. La mayoría de las mujeres y los hombres sexualmente activos contraerán la infección en algún momento de su vida y algunas personas pueden tener infecciones recurrentes. El punto álgido en que hombres y mujeres contraen la infección es poco después del inicio de la vida sexual. Los VPH se transmiten por vía sexual, si bien no es necesario que haya una relación sexual con penetración para que se produzca la transmisión. El contacto directo con la piel de la zona genital es un modo de transmisión reconocido”.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las infecciones por VPH son asintomáticos y se resuelven de forma espontánea. Sin embargo, los tipos 16 y 18 pueden dar lugar a lesiones precancerosas que puede derivar en la enfermedad. Los síntomas más comunes son:

  • Sangrado vaginal irregular intermenstrual o sangrado vaginal anormal después de haber tenido relaciones sexuales.
  • Dolor de espalda, piernas o pélvico.
  • Cansancio, pérdida de peso, pérdida de apetito.
  • Molestias vaginales o flujo vaginal oloroso.
  • Hinchazón de una sola pierna.

La mayoría de las infecciones por VPH se retira por sí sola, pero todas las mujeres con vida sexual activa corren en riesgo de desarrollar cáncer cervicouterino. Dependiendo de la mujer puede tardar en desarrollarse entre 5 y 20 años dependiendo del grado de debilidad del sistema inmunitario.

Dado que en muchos casos es asintomático, este tipo de cáncer se detecta sólo acudiendo al ginecólogo, él será el único que puede determinar a través de una citología convencional, una inspección visual o pruebas de VPH si el padecimiento está presente.

El Dr. Carlos Aranda, Jefe de Servicio de Oncología del Hospital General de México Eduardo Liceaga y Presidente del Consejo Mexicano de Oncología, comentó que “la infección causada por el VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común en todo el mundo, por lo que es necesaria la vacunación en hombres y mujeres para prevenir las enfermedades asociadas al virus del papiloma humano, como el cáncer cervicouterino, que representan un foco rojo para la salud pública”.

“Si bien el cáncer cervicouterino es la segunda causa de mortalidad por cáncer en las mujeres en México, se trata de una enfermedad que podría evitarse, ya que está relacionada con la infección por el virus del papiloma humano (VPH), una condición que podría prevenirse mediante la vacunación, visitas ginecológicas periódicas y el papanicolaou anual”.

Andrea Sánchez

nueva mujer

Top