Estás aquí
Inicio > Mujer ilustre > Virginia Woolf, la mujer que desafió la moral victoriana

Virginia Woolf, la mujer que desafió la moral victoriana

Autora del ensayo “Un cuarto propio”, una de las obras con más auge en el feminismo de los 70; en sus obras defendió temas como la homosexualidad, el deseo sexual femenino y la transexualidad.

Virginia Woolf

Virginia Woolf nació el 25 de enero de 1882 en Kensington, Londres. Fue muy apasionada por las letras; novelista, ensayista, editora, feminista y cuentista británica, es considerada una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX.

Creció rodeada de un ambiente literario y cultísimo. Su padre sir Leslie Stephen, fundador del Dictionary of National Biography y dueño de una gran biblioteca, misma que ella pudo visitar para leer todo lo que deseaba tras cumplir los 16 años,  un verdadero lujo para una mujer de la época victoriana y precedente para su futuro como escritora.

A pesar de “gozar” este privilegio que tenían exclusivamente los hombres, ella siempre estuvo inconforme por la desigualdad en la que fue criada. Virginia nunca fue a la escuela, ya que los centros educativos eran exclusivamente para varones. A pesar de ello, recibió clases particulares con profesores y con su propio padre.

Se sabe que Virginia Woolf padeció trastorno de bipolaridad acompañado de crisis nerviosas y episodios de depresión. Las causas fueron varias, a sus cortos 13 años de edad su madre murió repentinamente lo que le ocasionó constantes depresiones. Dos años después una de sus hermanas falleció a causa de peritonitis, en 1905 su padre murió por el cáncer y fue ahí cuando Woolf tuvo una crisis alarmante, que la llevó al hospital.

Pero hubo algo que influyó de sobremanera en sus afectaciones mentales, se sabe que sus medios hermanos abusaron sexualmente de ella y de una de sus hermanas, Vanessa.

Aunque su inestabilidad mental a menudo influyó en su vida social, su productividad literaria continuó con pocas interrupciones hasta su suicidio en marzo de 1941.

Una de las obras más reconocidas de Virginia Woolf es Un cuarto propio. Este ensayo hace un llamado a reivindicar la voz femenina.  Es un texto pionero sobre la conciliación o las dobles jornadas, la violencia hacia la mujer, el lesbianismo y la sororidad. Woolf lo escribió en 1919, nueve años después de que las mujeres consiguieran el derecho al voto en Gran Bretaña. A pesar de los años, se mantiene vigente hoy en día.

En este texto criticó abiertamente el patriarcado y profundizó en teorías existencialistas, como la necesidad de vertebrar el universo femenino y masculino de nuestro cerebro (seamos hombres o mujeres).

“Cuando se produce esta fusión, la mente se fertiliza plenamente y usa todas sus facultades”, escribió en el último capítulo.

Virginia Woolf se enamoró de la escritora Vita Sackville-West en 1922 y ambas mantuvieron una relación secreta por varios años. Juntas crearon la novela Orlando (1928), una auténtica precursora de la literatura de género, en la que Vita inspira al personaje de Orlando, una heroína transexual que ama a hombres y mujeres en distintos puntos de la obra.

Redacción

Top