Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Vicky Form tira a gol… y falla

Vicky Form tira a gol… y falla

¿Por qué asumimos que las mujeres no están interesadas en el deporte?; Vicky Form espera vender 6 mil prendas con la tecnología de Siente el Juego.

ropa interior

Cada Mundial se realizan miles de promociones pero, para ser honesta, las campañas casi nunca van dirigidas a las mujeres: el fútbol tiene más aficionados hombres.

Esto parece una obviedad hasta que se analiza a detalle el caso: ¿por qué no hay tantas aficionadas al fútbol?, ¿qué las frena? Y, ¿cómo sería posible invitarlas al juego e involucrarlas?

Una propuesta arriesgada

La marca mexicana de ropa interior femenina Vicky Form parece haberse hecho solo la última pregunta, sin profundizar en las demás: ¿realmente qué es lo que aleja a las mujeres del fútbol? De haberse preguntado esto, se hubieran percatado de que es la sociedad la que divide los juegos “de hombres” y “de mujeres” y de manera Ttan sistemática que ha afirmado que algunos juegos son más apropiados para que las aficiones y los jugadores sean hombres. Es el caso de fútbol, que, sin embargo, gana cada año aficionadas, jugadoras, comentaristas y hasta árbitros.

Pero la propuesta de Vicky Form fue intentar “solucionar” lo que vio como una oportunidad de negocio: involucrar a las mujeres a través de ropa interior que vibra, a modo de juguete sexual. A través de una app que las mujeres pueden descargar en su teléfono celular, la ropa interior reacciona a lo que ocurre en la cancha, con lo que idealmente, el gol será el momento cumbre de la vibración.

La idea se concretó en colaboración con una empresa mexicana especializada en tecnología para el vestido, Machina, quien diseñó la tecnología detrás de “Siente el juego”, campaña para promocionar esta prenda de ropa/juguete sexual. Entre los argumentos que se daba estaba que las parejas discutían y se sentían alejadas en las épocas en que el futbol acaparaba la atención de los hombres, por lo que surgieron diversas voces criticando el producto.

Pero… ¿qué salió mal?

¿Por qué no se considera que las mujeres pueden disfrutar por igual del futbol?, ¿por qué la publicidad retrata a las mujeres como alguien siempre inconforme a quien se le “apacigua” con sexo?, ¿por qué la mujer no puede hacer sus propias actividades y tiene que estar al lado de su pareja esperando atención?, ¿por qué el papel activo del comercial está siempre en manos de hombres que “experimentan” y solucionan el problema de las mujeres?

A decir de José Zaga, director general de esta firma, lo “alarmante, misógino y degradante” es la manera en que otras marcas tratan a las mujeres. La campaña se volvió trending topic a pocas horas de su presentación, sin embargo no fue por las razones que la marca hubiera querido.

¿Lo bueno? La ropa no está aún fabricada, se realizará sobre pedido, por lo que las estimaciones de la marca (que estaban cerca de las 6 mil unidades) puede ser que no se cumplan, debido a las múltiples críticas que recibió este producto.

No sería la primera vez que una campaña “bien intencionada” falla en su intento de lograr integrar propuestas que atraviesen los roles de género, al interpretar la realidad de manera parcial y con una visión limitada y sexista.

Periodista, cuenta cuentos y feminista. A veces mezcla.

Top