Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Veracruz y ¿la defensa de la vida?

Veracruz y ¿la defensa de la vida?

Con la “protección de la vida desde la concepción” se pone en riesgo la vida de miles de niñas, jóvenes y mujeres veracruzanas; la administración de Javier Duarte en Veracruz ha cobrado la vida de 17 periodistas.

JD

Este pasado domingo 31 de julio se cumplió un año del homicidio impune de Nadia, Alejandra, Mile, Yesenia y Rubén. Crimen vinculado al gobierno de Javier Duarte y que hasta la fecha continua en la impunidad.

En este caso, las autoridades filtraron informaciones de dudosa procedencia sobre las víctimas, para desviar la atención del verdadero foco del hecho: los culpables. Así las autoridades, con ayuda de sus repetidores mediáticos, se dedicaron a difundir información sobre las víctimas para hacerlas parecer responsables de lo que les había pasado. Así lo hicieron con los cinco, ensañándose con las mujeres a quienes se les señaló incluso de traficar drogas.

Esto se repitió en otros casos, como en el feminicidio de la corresponsal de Proceso, Regina Martínez, a quien se le revictimizó una y otra vez tanto por las autoridades que afirmaron que Regina le había abierto la puerta al agresor y aseguraron que fue un “crimen pasional”, como por los medios que repitieron sin investigación previa estas informaciones. Este crimen continua impune.

Y así podría extenderme párrafos y párrafos narrando como el gobierno veracruzano trata de responsabilizar a las víctimas sobre la violencia a la que son sujetas con impunidad. Para empezar serían 17 párrafos, cada uno correspondiente a las y los 17 periodistas asesinados en Veracruz durante la administración de Duarte.

A este desolador panorama se suma la reciente reforma a la constitución local para “proteger la vida desde la concepción”, acción que a todas luces nada tiente que ver con la defensa de la vida. Esta reforma que va en contra de la legislación nacional e internacional pone en riesgo la vida de miles de veracruzanas al orillarlas a practicarse abortos inseguros.

Recientemente la Organización de Naciones Unidas (ONU), al intervenir en el caso de una joven peruana a la que le fue negada la interrupción del embarazo, declaró al aborto como un derecho humano, a pesar de esto y de que en toda la República es permitido bajo algunas causales, al llevar a cabo reformas como ésta se criminaliza a las mujeres por abortar, lo que obstaculiza su pleno ejercicio de este derecho.

Pensar que los embarazos no deseados, sobre todo en niñas y adolescentes, son totalmente responsabilidad de las mujeres es no tener ma…durez, ni sensibilidad. Es desconocer los casos de niñas que sufren abuso sexual y son obligadas a terminar con los embarazos resultados de tales abusos, lo que las encadena a una vida de pobreza, desigualdad y violencia.

Estar de acuerdo con los dichos de Tavata Calderón es desconocer la realidad de miles de niñas, adolescentes y jóvenes en este país, a las que se les atropellan los derechos a diario al negarles información y servicios de salud sexual y reproductiva oportunos para que tomen decisiones informadas. Es negar la realidad de las víctimas de trata con fines de explotación sexual comercial que difícilmente pueden tener acceso a anticonceptivos. Es negar la realidad de niñas que son obligadas a casarse en numerosas comunidades donde rigen los “usos y costumbres”.

Todos estos sucesos apuntan a que en Veracruz lo que se defiende es la muerte, de las mujeres, de periodistas, de personas defensoras. Pero ya no engañan a nadie, ya no nos tragamos sus discursos en los que a pesar de la palabrería sin sentido y la demagogia se logran entrever sus proyectos de muerte.

No daremos un paso atrás a la exigencia de justicia. No perdonamos ni olvidamos eso crímenes que nos arrebatan a quienes evidencian la violencia, la impunidad y la corrupción. Desde todas las entidades del país decimos NO a la muerte en Veracruz, porque nos duele en donde sea que estemos saber de una nueva ausencia.

Corina del Carmen

Fotografía: Rubén Espinosa Becerril

Top