Estás aquí
Inicio > Ciencia y tecnología > Vasalgel: la era de los anticonceptivos masculinos

Vasalgel: la era de los anticonceptivos masculinos

Parsemus Foundation creó Vasalgel, un método anticonceptivo masculino no hormonal; el condón tiene una tasa de embarazo de 18 %, según la organización estadounidense Male Contraceptive Iniciative.

jeringa

Hasta ahora la responsabilidad de cuidarse de los embarazos no deseados recayó en las mujeres. Son ellas quienes tienen que someterse a procesos dolorosos o agresivos contra su cuerpo, exponerlo a hormonas ajenas y demás “tratamientos” a los que se enfrentan a la hora de decidir sobre su descendencia, cuando para embarazarse se necesitan dos. Por más común que se nos haga el “ay, ya quedó embarazada” como si lo hubiera logrado ella sola, la responsabilidad sobre los métodos anticonceptivos corresponde tanto a mujeres como a hombres.

Para que los hombres no tengan pretexto, la organización de investigación médica Parsemus Foundation creó Vasalgel, un anticonceptivo masculino no hormonal que se trata de un gel que se inyecta en los conductos deferentes por los que pasa el semen para obstruirlo. Al contrario de la vasectomía este es un método reversible, se inyecta una sustancia para disolver el gel y es todo. El esperma obstruido simplemente se reabsorbe por el cuerpo.

De acuerdo con información de la fundación Parsemus, Vasalgel está inspirado en un polímero anticonceptivo llamado RISUG (marca registrada) que va a la vanguardia en ensayos clínicos en India y ya es usado desde hace 15 años por vecinos de los centros de investigación en ese país. En 2010 se comenzó con el desarrollo de este anticonceptivo para el alcance de todo el mundo. Se planea que esté en el mercado entre 2018 y 2020.

Otro anticonceptivo masculino que está en pruebas es Gendarussa, también se trata de un método no hormonal que trata de incidir en la capacidad de los espermatozides para fertilizar al óvulo. Este método se encuentra en fase II para pruebas con humanos en Indonesia.

La investigación científica tiene un sesgo de género, que como en todos los demás aspectos de la vida, pone a las mujeres en una situación de desventaja frente a los hombres. También en el área de investigación sobre métodos anticonceptivos.

Aunque la píldora anticonceptiva tiene más de medio siglo alterando la ovulación y los ciclos menstruales de las mujeres, para los hombres el anticonceptivo principal hasta ahora es el condón, una barrera física que tiene una tasa de embarazo de 18 %, según la organización estadounidense Male Contraceptive Iniciative.

Redacción

Top