Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Por nuestro derecho a usar vestido con este calor

Por nuestro derecho a usar vestido con este calor

Estoy cansada de vestirme, todas las mañanas, previendo un posible episodio de acoso; “Si no quieres que te hagan nada para qué te vistes así”.

vestido

En 2016, en el Día Internacional de la Mujer, a Andrea Noel la agredieron sexualmente a la luz del día y en plena Condesa: un tipo le alzó la falda y le bajó los calzones. Después del ataque, ella llevó su justificadísima ira a Twitter y compartió el video para ver si alguien identifica al agresor y denunciarlo. ¿Qué pasó después? Le llovieron mensajes misóginos en redes sociales. Desde “si no quieres que te hagan eso para qué te vistes así” hasta amenazas de violación y muerte. En los comentarios de las notas sobre el tema abundan quienes la culpan a ella por usar vestido, por vivir en México, por salir a la calle, por ser mujer.

Si hay algo peor que sufrir un ataque machista, es sufrir un ataque machista y después leer los comentarios. Estoy cansada de que se nos culpe a nosotras por la violencia de ellos. “Si no quieres que te hagan nada para qué te vistes así, para qué sales a la calle, para qué existes”. Estoy cansada de vestirme, todas las mañanas, previendo un posible episodio de acoso: “voy a andar en Metro, voy a andar sola, voy a salir de noche; mejor me pongo pantalón, mejor este vestido no porque está muy corto, o sí me lo pongo, pero con leggings”.

A quienes dicen que no vivimos en una utopía feminista como para que las mujeres vayamos por la vida vestidas como queremos: la solución no es cubrirnos todo el cuerpo, ni dejar de usar faldas cortas, ni dejar de ser nosotras. Andrea podría haber salido de su casa con ese vestido, con pantalón, en bikini o cubierta en una burka: en ningún caso es culpa suya ni de lo que traiga puesto.

Usar vestido, la prenda femenina por excelencia, es un acto transgresor. Es hacer lo que nos gusta a pesar de los otros, salir conscientes del acoso en las calles, pero salir de todos modos. Y si nos pasa algo, JAMÁS será culpa nuestra por vestirnos como nos vistamos.

Por: Gaby Castillo. 

Top