Estás aquí
Inicio > Opinión > Una funcionaria enseña a poner condones con la boca y todo el mundo pierde la cabeza

Una funcionaria enseña a poner condones con la boca y todo el mundo pierde la cabeza

Dione Anguiano puso un condón con la boca y el Internet se volvió un salón de secundaria en plena pubertad; nos causa bochorno la expresión de la sexualidad más allá del coito heterosexual en misionero porque es lo único legitimado por las instituciones y los medios.

Dione Anguiano

Durante la feria de salud por el Día del Amor y la Amistad “Besos y Abrazos” celebrada en la Ciudad de México Dione Anguiano, jefa delegacional de Iztapalapa, mostró a los asistentes cómo poner un condón con la boca con la ayuda de un dildo.

¿Qué pasó después? Las redes sociales se volvieron un salón de secundaria en plena pubertad: memes y comentarios moralinos y machistas fuera de lugar llenaron las publicaciones. Que si la funcionaria estaba demostrando cómo consiguió el puesto; que si se andaba esforzando para conseguir un hueso; que ésa no es la forma de poner un preservativo, o sea, por qué con la boca y no con la mano; que estaba enseñando el cobre porque el sexo oral es “súper corriente” (ya saben que la sexualidad no escapa al clasismo); que mejor les enseñen a trabajar y no a poner condones; que a ver si luego enseñan a ponerlo con el ano; en fin, ni hablar de los memes.

No sólo usuarios y usuarias, las redacciones de los medios de comunicación y los community managers también pusieron su granito de arena para conservar la estructura patriarcal de nuestra sociedad: “En talleres de educación sexual, sale a relucir la experiencia de la delegada de #Iztapalapa” o “Descarada delegada de Iztapalapa, #DioneAguiano ¡domina el arte de poner condones con la boca!”.

También me encontré con mensajes positivos que apoyaban el acto y que invitaban a que quien comentara “no lo hiciera con doble moral”, pero por supuesto no eran los más.

El sexo oral sin protección está relacionado con la transmisión de enfermedades e infecciones como el VPH, VIH, herpes, gonorrea, sífilis y clamidia ¿Por qué entonces no hablamos de ello con los jóvenes? Además de que la educación sexual en México es lamentable y está estigmatizada, o como consecuencia de ello, existe un limitado cúmulo de conocimientos que “podemos enseñar” porque nos parecen aceptables para “la chaviza”, que por supuesto están legitimados por las instituciones.

Neta, gente, ¡Estamos enseñándole a las y los jóvenes a ponerse un condón! Si hay un condón de por medio sabemos explícitamente que esa relación sexual que estamos ayudando a realizar con responsabilidad no tiene fines reproductivos sino recreativos ¿¡Por qué nos caemos de la silla ante una lección sobre cómo colocar un preservativo con la boca cuando hablamos de sexo recreativo!?

Pues porque los medios de comunicación y las instituciones no han legitimado algo más que el coito entre un hombre y una mujer en posición de misionero, aunque la sociedad entera (espero) haga algo más que acostarse en una cama a penetrar y ser penetrada rítmicamente por cinco minutos. Ese es el sexo que vemos en televisión y en cine, y eso que no estoy hablando de lo heteronormativa que es la sexualidad en medios.

No es socialmente aceptable que hablemos de sexualidad libre, como en realidad es, porque con muchísimo trabajo —y sólo porque las consecuencias de no contar con ella le cuesta dinero al Estado— estamos haciendo pininos en educación reproductiva (de sexual sólo tiene los genitales, o sea muy muy muy poquito) regalando condones y recordando que ese acto nos va a dejar embarazadas y vamos a tener que ser castigadas con la maternidad porque el aborto es impensable y somos unas putas.

El asunto es que el sexo nos da vergüenza y tenemos que asegurarnos que otras personas la sientan también si se atreven a transgredir lo que nos dijeron que es correcto. Anguiano, lo hiciste bien.

Fotografía: Héctor Alfaro para ObturadorMX

@KarenCymerman

Top