Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Un lugar en el silencio: la heroína con discapacidad que todas necesitábamos

Un lugar en el silencio: la heroína con discapacidad que todas necesitábamos

Un lugar en el silencio tiene una calificación de 97% en Rotten Tomatoes por parte de la crítica; Krasinski insistió en que se le diera uno de los papeles más importantes a Millicent Simmonds, una adolescente con discapacidad auditiva.

Un lugar en el silencio es la nueva película de horror que está cautivando a las audiencias y a los críticos por igual pues John Krasinski logró crear una atmósfera de suspenso muy diferente a los típicos jump scares y gritos desgarradores.

En Rotten Tomatoes los críticos la califican con un 97% y los asistentes con un 87%, por lo cual ya es una garantía para los amantes del terror y el suspenso. Con su debut, Un lugar en el silencio se une a la ola de gratas sorpresas dentro del género junto con Raw, Get Out y Lights Out.

Sin entrar en muchos detalles sobre la trama, esta historia es la de una familia que tiene que vivir completamente en silencio para no ser víctimas de los monstruos que han dominado la Tierra. La humanidad ha quedado reducida a nada y aún no se conoce la forma de enfrentarlos.

Uno de los aspectos más cautivadores del filme es que es prácticamente una película muda. Claro que existen las conversaciones y los códigos, pero no es el inglés el idioma predominante sino el lenguaje de señas.

Es por eso que Krasinski insistió en que se le diera uno de los papeles más importantes a Millicent Simmonds, una adolescente con discapacidad auditiva en pantalla y en la vida real. En la película ella es la hermana mayor de la familia y a cada escena demuestra su increíble valor, calidez e inteligencia.

Stacy Smith, de US Media Diversity and Social Change Initiavite (Iniciativa de Diversidad y Cambio Social en los Medios de Estados Unidos), difundió un reporte en el que se asegura que los personajes con discapacidad prácticamente no existen en las historias de Hollywood y esto nos hace tener una visión mucho más reducida de la vida.

En 2015, el primer año que Smith analizó películas para la representación de personas con discapacidad, descubrió que sólo el 2.4% de los personajes de las 100 primeras películas que hablaban o tenían nombres tenían discapacidades. Esa es una cifra significativa pues el censo de 2010 en Estados Unidos reveló que 56,7 millones de personas, o sea el 18%, tienen discapacidades. Además, la mayoría de personajes con discapacidad son hombres pues sólo el 19% del total son mujeres.

Así que ya tenemos otra razón para ver Un lugar en el silencio. No es sólo una gran película de horror, sino que también nos hace repensar nuestra realidad y fomenta la diversidad.

¿Ya la viste?

Estudié Comunicación, pero mis dos superpoderes son: dormirme cuando algo no me interesa y hacer enojar a la gente cuando analizo temas sociales.

Top