Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Aún existen las violaciones correctivas a homosexuales en Ecuador

Aún existen las violaciones correctivas a homosexuales en Ecuador

Los homosexuales están siendo violados y golpeados en “terapias de conversión”; el Taller de Comunicación Mujer documentó testimonios de cuatro víctimas que dijeron que fueron encerradas contra su voluntad

terapia de conversión

La comunidad LGBT de Ecuador se encuentra indignada luego de que salieran a la luz las torturas llevadas a cabo en clínicas secretas del país.

Los homosexuales están siendo violados y golpeados en “terapias de conversión”, a pesar de que la homosexualidad es legal en Ecuador. El país legalizó la homosexualidad en 1997 y permitió uniones civiles del mismo sexo hace una década.

Decenas de clínicas de rehabilitación sin licencia ofrecen estos “tratamientos” ilegales basados en la idea de que la homosexualidad es una enfermedad mental que necesita ser “curada”, dijeron grupos locales de derechos humanos.

La terapia correctiva se lleva a cabo en su mayoría en clínicas privadas y clandestinas de alcoholismo y drogadicción de Ecuador, aseguró Cayetana Salao, de Taller de Comunicación Mujer, un grupo de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Por otra parte, el ministerio de salud ecuatoriano dijo que no se encontró “terapia de conversión” en las más de 60 clínicas que ha cerrado desde mediados de 2016 por condiciones insalubres u operando sin licencia. Ninguno de los cierres se debió a violaciones a los derechos humanos.

El Taller de Comunicación Mujer documentó testimonios de cuatro víctimas que dijeron que fueron encerradas contra su voluntad y se sometieron a terapia de conversión entre 2014 y 2016.

Las personas homosexuales, en su mayoría lesbianas, suelen ser admitidas en las clínicas por sus padres u otros familiares y retenidas en contra de su voluntad durante al menos tres meses. Las terapias cuestan hasta $1,500 dólares al mes, afirmaron los activistas.

Los tratamientos incluyen también el abuso psicológico y físico; por ejemplo: palizas, confinamiento solitario, estar encadenada a una cama durante días, administración forzada de medicamentos y ser obligada a usar maquillaje y tacones altos.

Las víctimas también reportaron “violación correctiva” por parte de otros pacientes y personal con el objetivo de cambiar su orientación sexual.

Con información de Reuters.

Top