Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > ¿Sufres acoso laboral (mobbing) en México? Estas son tus herramientas legales

¿Sufres acoso laboral (mobbing) en México? Estas son tus herramientas legales

En México el acoso laboral SÍ es un delito y puedes acudir con las autoridades; tu denuncia puede proceder por vía laboral, civil, administrativa o penal.

tocamientos

En el 2004 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) definió al acoso como “un continuo de comportamientos y prácticas inaceptables que probablemente se traduzcan en sufrimiento o daños físicos, psicológicos o sexuales”.

El acoso sexual o mobbing es una forma de violencia sexual, y es un comportamiento en función del sexo, de carácter desagradable y ofensivo para la persona que lo sufre. Ocurre comúnmente en el entorno laboral, y suele clasificarse de dos maneras:

  1. El acoso sexual quid pro quo, o lo que entendemos como un chantaje: cuando al trabajador se le pide un servicio sexual y de su aceptación o negación dependa su situación laboral.

  2. El acoso sexual resultante de un ambiente de trabajo hostil que abarca todas las conductas que crean un entorno laboral intimidante o humillante, como bromas sobre la apariencia de alguien, propagar rumores sexuales, exhibir pornografía, etc. y que no necesariamente van dirigidas a una persona en específico.

El acoso está basado en el género pues se deriva de la desigualdad de las relaciones de poder entre los hombres y las mujeres (OMS, 2009, pág. 3). También ocurre si se comete contra personas que no se ajustan a los estereotipos de género socialmente aceptados. La violencia de género no es exclusiva de las mujeres y las niñas aunque sí son las principales víctimas de este tipo de violencia.

Según la Ley Federal del Trabajolo que se entiende por hostigamiento y acoso es:

Artículo 3o. Bis.- Para efectos de esta Ley se entiende por:

a) Hostigamiento, el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas; y

b) Acoso sexual, una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.

¿Y todo eso qué significa? Significa que a nuestros queridos legisladores no les importa definir correctamente qué es uno y qué es otro, pues mientras que en el hostigamiento queda claro que debe ser un superior molestando a un inferior de manera física o verbal, en el acoso es algo más vago.

Sin embargo no todo está perdido, se han creado varias herramientas de trabajo y en una de ellas encontramos la clasificación sobre los tipos de acoso laboral:

Fuente: Protocolo para la atención de casos de hostigamiento y acoso sexual, 2016.

Asimismo, el Protocolo para la atención de casos de hostigamiento y acoso sexual define específicamente al acoso sexual como “una forma de violencia con connotación lasciva en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos”. Es más o menos lo mismo que en la LFT, pero hace hincapié en la connotación lasciva que debe existir tanto para hombres como para mujeres.

En el caso específico de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se define la violencia sexual como “cualquier acto que degrada o daña el cuerpo y/o la sexualidad de la víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto”, (art. 6, V).

Esta misma ley cuenta con una réplica de la definición de hostigamiento y acoso laboral. Nos explica que la Violencia Laboral y DocenteSe ejerce por las personas que tienen un vínculo laboral, docente o análogo con la víctima, independientemente de la relación jerárquica, consistente en un acto o una omisión en abuso de poder que daña la autoestima, salud, integridad, libertad y seguridad de la víctima, e impide su desarrollo y atenta contra la igualdad. Puede consistir en un solo evento dañino o en una serie de eventos cuya suma produce el daño. También incluye el acoso o el hostigamiento sexual“, (art. 10).

¿Entonces el acoso sexual laboral es un delito? Sí, es un delito en casi todos los estados de la República. Faltan los estados de Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Colima, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Tabasco, Yucatán y Zacatecas.

En el Código Penal en la CDMX dice al respecto:

ARTÍCULO 179. A quien solicite favores sexuales para sí o para una tercera persona o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe, que le cause un daño o sufrimiento psicoemocional que lesione su dignidad, se le impondrá de uno a tres años de prisión.

Cuando además exista relación jerárquica derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o de cualquier clase que implique subordinación entre la persona agresora y la víctima, la pena se incrementará en una tercera parte de la señalada en el párrafo anterior.

Si la persona agresora fuese servidor público y utilizara los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, además de la pena prevista en el párrafo anterior se le destituirá y se le inhabilitará para ocupar cargo, empleo o comisión en el sector público por un lapso igual al de la pena de prisión impuesta. Este delito se perseguirá por querella.

¿Ante quién debo denunciar?

Existen varias opciones para denunciar el acoso laboral:

  1. Vía Laboral. Ante la Junta de Conciliación y Arbitraje. Aquí puedes esperar que se sancione con el despido del agresor.

  2. Vía Civil. Ante los Juzgados de lo Civil, si lo que deseas es una compensación económica por los daños sufridos tanto emocionales como a tu nombre y las posibles pérdidas ocasionadas por el acoso.

  3. Vía Administrativa. Ante el Órgano Interno de Control de la dependencia en la que trabajes ya que es exclusivo para servidores públicos. Aquí puedes esperar que tenga una pena de prisión de uno a tres años con agravantes y que sea inhabilitado de su cargo por el mismo tiempo que es condenado.

  4. Vía Penal. Ante el Ministerio Público. Es aquí donde puedes esperar que se le sancione con prisión.

Demostrar un caso de acoso laboral no siempre es tan fácil. La Suprema Corte de la Nación ha establecido ciertos criterios para probar que se ha cometido el ilícito, entre ello está el demostrar que se tenía la intención del agresor de intimidar, amedrentar, opacar, etc. aunque no deja muy claro cómo hacerlo.

Pero eso no debe desanimarnos a no denunciar los casos de acoso laboral, es la única vía que tenemos para visibilizar este problema y hacer que se llegue a una solución.

Pasante en Derecho. Feminista, bailarina y directora de Musas de Ares por vocación.

One thought on “¿Sufres acoso laboral (mobbing) en México? Estas son tus herramientas legales

Comments are closed.

Top