Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Nunca habrá una mujer como Stephen Hawking si no repartimos el trabajo doméstico

Nunca habrá una mujer como Stephen Hawking si no repartimos el trabajo doméstico

Para que Stephen Hawking pudiera hacer un trabajo intelectual contó con la ayuda de su primera esposa; las mujeres necesitan desahogar la carga de trabajo no remunerado para crear, investigar e inventar.

stephen hawking

Stephen Hawking, una de las mentes más brillantes que hemos conocido, murió este 14 de marzo. Su trabajo a principios de la década de los 70 que explica cómo terminan los agujeros negros y cómo comenzó el universo ha sido uno de los pilares de la astrofísica moderna.

Cuando publicó A Brief History of Time en 1988, se convirtió en uno de los divulgadores de la ciencia más famosos, comparable quizás con Carl Sagan.

Hawking aseguró en un ensayo que sus discapacidades no fueron una desventaja en la física teórica. Sin embargo, para que él pudiera desarrollar todas sus teorías y hacer un trabajo intelectual contó con la ayuda de su primera esposa: Jane Hawking.

En una entrevista para La Razón, Jane contó en 2015 que estaba agotada al hacerse cargo de todo el trabajo doméstico y además cuidar de los niños y de Stephen. Incluso dice que pudo haberse suicidado si no hubiera contado con la ayuda de otras personas, como su actual esposo y de las cuidadoras que después contrataron.

“No existía equilibrio en nuestra relación porque él sólo se concentraba en la física. Me trataba como a una sirvienta. Estaba allí para prepararlo todo. No me tenía mucho respeto. Yo quería dar clases de literatura española, pero él no lo aceptó. Fue muy egoísta. Una de las enfermeras decía: «Jane, por qué no cuidas a Stephen, tus clases no importan nada»”, aseguró la educadora inglesa.

Aunque parezca paradójico, Stephen Hawking se consideraba feminista. En una entrevista con Piers Morgan lo confirmó y además dijo que hacen falta más mujeres en puestos de poder en la política y en la sociedad en general.

“Siempre he apoyado los derechos de las mujeres. Apoyé la admisión de mujeres a mi universidad, Gonville and Caius College, en Cambridge. Los resultados fueron totalmente buenos”, comentó el científico.

Para que las mujeres puedan acceder a puestos de poder y desarrollar grandes proyectos se necesita que los hombres también realicen trabajo doméstico. Katrine Marçal explica en su libro ¿Quién le hacía la cena a Adam Smith? que el mercado siempre se basa en otro tipo de economía que pocas veces tenemos en cuenta.

El mismo Adam Smith, padre de la ciencia económica, dependió toda la vida de su madre. Para que él y otros científicos pudieran desarrollar sus teorías sus esposas, madres o hermanas dedicaron muchas horas de trabajo a cuidar niños, limpiar la casa, preparar la comida, lavar la ropa, consolar en momentos de duda o preocupación, discutir con los vecinos y muchas cosas más.

Las mujeres necesitan desahogar la carga de trabajo no remunerado para crear, investigar e inventar. Lo personal es político y, aunque no lo creas, lo que sucede dentro del hogar afecta los logros de las mujeres en la academia, el deporte, el arte y la ciencia.

¿Cómo se divide el trabajo doméstico en tu casa?

Estudié Comunicación, pero mis dos superpoderes son: dormirme cuando algo no me interesa y hacer enojar a la gente cuando analizo temas sociales.

One thought on “Nunca habrá una mujer como Stephen Hawking si no repartimos el trabajo doméstico

Comments are closed.

Top