Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Cómo sobrevivir a un feminicidio: la campaña tras el feminicidio de una porrista en Nuevo León

Cómo sobrevivir a un feminicidio: la campaña tras el feminicidio de una porrista en Nuevo León

La violencia de género es un problema social y de salud pública, reconocido de tal forma por la Organización Mundial de la Salud a finales del siglo XX;  de acuerdo con el Código Penal de Nuevo León, el feminicidio está tipificado hasta con 60 años de prisión cuando el agresor tuvo una relación de confianza con la víctima.

porrista de Nuevo León

Alexis tenía 17 años cuando su exnovio la asesinó de un disparo en la garganta en frente de su propia casa el pasado 16 de abril en Monterrey, Nuevo León. Su madre y hermana fueron golpeadas por el agresor cuando intentaron defenderla. En México, siete mujeres mueren a diario por la violencia machista y feminicida de las que son objeto. Pero la familia de Alexis ya se hartó de esta situación.

Con el objetivo de apoyar y escuchar a las víctimas de este tipo de violencia, las tías de Alexis decidieron crear un espacio en el que se difunda información valiosa que contribuya a concientizar y prevenir. Una labor importante, sin duda, si se toma en consideración que el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio reportó que en la entidad aumentó en 689 % el índice de feminicidios.

Todo comenzó con una carta. En un intento por comprender y asimilar la pérdida de un ser querido, Carmen García, tía de Alexis, escribió en Facebook un texto en el que se preguntaba por qué un muchacho de 23 años hizo tales atrocidades, por qué nadie prestó atención a las señales de violencia que había entre su sobrina y su ex pareja, por qué ella no se atrevió a pedir ayuda en su momento. Preguntas que, a veces, ni siquiera sirven de consuelo. Preguntas que, a veces, ni siquiera sirven para digerir el dolor.

Sin embargo, lo que esta carta provocó fue una respuesta de empatía. Decenas de personas mostraron su solidaridad con la familia de Alexis; muchas, lamentablemente, habían pasado por lo mismo y pudieron congeniar en el duelo compartido. Fue en ese entonces que a Carmen se le ocurrió una idea: no basta con recibir muestras de cariño en Facebook, hay que crear un foro de discusión para lograr que ninguna mexicana más sea baleada, estrangulada, golpeada, desaparecida, muerta.

Así nació la página Apoyo a víctimas de la violencia, un lugar que habita en las redes sociales y en donde se comparten historias de feminicidio y violencia con el afán de extender una mano amiga y tratar de sobrellevarla juntos. En palabras de Carmen, el objetivo de esta iniciativa es “poder ser la primera parada para la recuperación de las víctimas. Muchas de ellas necesitan ser escuchadas, necesitan ayuda pero no saben a quién acercarse. Ése es el primer paso: saber y entender que necesitan ayuda y que no pueden hacerlo solas. Después de que nos cuentan su problema, tratamos de dirigirlas a Alternativas Pacíficas, asociación especialista en proteger a las víctimas”.

Desde que inauguró la página el 17 de abril, Carmen ha escuchado todo tipo de anécdotas. Incluso conoció a otra mujer que, al igual que ella, fue tía de una víctima de violencia machista. También las mujeres que viven en carne propia el temor de morir en manos de los hombres que rodean su cotidianidad se han atrevido a romper el silencio para externar su situación.

“La violencia se ha normalizado al grado que la mujer la acepta como forma de amor. Muchas veces esta violencia es contextual: se vive tan inmerso en ella, que no puedes detectar los focos rojos; pero si uno vive cerca de alguien que sufre alguna agresión, pues puede abrir los ojos y tratar de hacer algo. Lo peor que puede pasar es que alguien diga: Yo ya sabía y no hice nada y ahora mi amiga o mi hermana o mi prima o mi sobrina está muerta”, dijo en entrevista para Antes de Eva. 

Hasta el momento, Sergio, el presunto asesino de Alexis, se encuentra en espera de una sentencia en el penal de Cadereyta. Carmen comentó que sus abogados quieren demostrar su inocencia a toda costa y así evitar enfrentar las consecuencias de sus actos. De acuerdo con el Código Penal de Nuevo León, el delito de feminicidio está tipificado hasta con 60 años de prisión cuando el agresor tenga una relación de confianza con la víctima.

La violencia de género es un problema social y de salud pública, reconocido de tal forma por la Organización Mundial de la Salud a finales del siglo XX. Por tal motivo, los gobiernos de todo el mundo están obligados a crear programas y políticas públicas encaminadas a resolver las problemáticas que ésta conlleva; no obstante, Alma Gloria Nájera Ahumada, investigadora del IMSS y de la UNAM, denuncia que han sido poco efectivas en México y sólo han contribuido a volver más opacos y burocráticos los sistemas de denuncia.

“[El feminicidio] es un problema en crecimiento. Como sociedad, estamos criando a hombres agresores. Nosotros somos responsables de los hijos. Somos responsables de su crianza. No la sociedad, no la escuela: nosotros, el padre y la madre. Estamos haciendo más vulnerables a nuestras hijas al ignorarlas, al no empoderarlas. Y ellas, a su vez, cuando tengan hijos, lo más probable es que también eduquen agresores. Entonces se produce un círculo de violencia que no termina, al contrario, se pasa de padre/madre a hijo/hija. Y no estamos haciendo nada. O tal vez no estamos haciendo suficiente”, explicó por su parte la tía de Alexis. 

Asimismo, ella agradeció el apoyo que su familia recibió de parte de conocidos y extraños, tanto de autoridades como de activistas y organizaciones independientes:

“Afortunadamente, ha habido mucho apoyo. Desde los policías que capturaron al asesino cuando huyó y que, gracias a los datos periciales que tomaron, están armando el caso; hasta el procurador que también estuvo muy al pendiente. Tengo entendido que gente cercana al gobernador se encargó de los gastos del hospital en el que estuvieron mis sobrinas y su mamá. El Club Búfalos, donde mis sobrinas eran porristas, ha estado al pendiente de las necesidades de ellas y de mi cuñada y han sido un apoyo económico y moral invaluable”, añadió.

Pero ni la ley, ni la justicia, ni la solidaridad, ni el abrazo cálido podrán recuperar lo perdido. Alexis murió y su ausencia es un recordatorio constante de la vida que pudo haber tenido, las aventuras que habría experimentado y las derrotas de las que hubiera aprendido a ser una mujer más sabia.  

No hay manera de sobrevivir. Se te muere una hija, un hijo. Perderlos es para volverse loco. Lo mejor que nos puede pasar es conservar algo de cordura. No habrá día en que dejes de pensar en tu hijo o hija. No habrá día en que no lo sueñes. Entonces, es todo un milagro como padre y madre sobrevivir a esto. Lo mejor que puede uno hacer es ir a terapia, buscar ayuda profesional. Eso no te ayuda a calmar el dolor, pero te ayuda a poder sobrevivir”, concluyó.

Fotografía: Milenio

Miguel Torres: @Mike_TPapa 

Top