Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Sobrevivientes narran la tragedia en Guatemala

Sobrevivientes narran la tragedia en Guatemala

Las niñas sobrevivientes relataron cómo ocurrió la tragedia del pasado 8 de marzo; “nos dijeron que así como fuimos buenas para escaparnos, fuéramos buenas para aguantarnos y que sufriéramos”.

 niñas Guatemala

Tres niñas sobrevivientes al incendio del pasado 8 de marzo en Guatemala señalaron a las agentes de Policía Nacional Civil de encerrarlas bajo llave en un salón de clases y de no las auxiliarlas a pesar de que vieron sus cuerpos arder en llamas.

“Nos dijeron que así como fuimos buenas para escaparnos, fuéramos buenas para aguantarnos y que sufriéramos “, narró una de las sobrevivientes.

El día anterior a la tragedia, 60 adolescentes lograron huir del “infierno”, como lo calificaban, sin saber que se tornaría en tragedia. Tras disfrutar de unas pocas horas de libertad, la Policía Nacional Civil devolvió a la mayoría de ellas al Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

“Ya no queríamos estar ahí porque nos trataban mal […] nos escapamos y nos fuimos para el bosque […] los policías nos empezaron a disparar, me encontraron junto con un grupo de compañeras […] me dijeron que si no me tranquilizaba me iban a disparar, le dije que a ver si tenía el valor de dispararle a una mujer y me dijo <<a mí me pela si sos mujer o no sos mujer>>, como no quise subirme a la patrulla me empezaron a pegar, me jalaron del pelo y nos llevaron para el hogar”, narró en un audio una de las sobrevivientes a la tragedia.

Al regresar a las instalaciones, en la noche entre el 7 y el 8 de marzo, estuvieron retenidas a las puertas del hogar, después fueron recluidas en un salón de clases en vez de llevarlas a sus dormitorios.

“Como a eso de la una de la mañana, nos entraron (sic) a un salón de la escuela. Luego, nos colocaron unas colchonoetas, no nos llevaron con qué nos tapáramos, dormimos al aire libre, sólo en las colchonetas, nada más. Un grupo de agentes de la PNC mujeres, nos encerraron bajo llave y nos estaban cuidando”, relató una de las jovencitas.

En el audio, una de las chicas narró que les llevaron de desayunar y después algunas compañeras le pidieron a las policías que las llevaran al baño, las cuales se negaron.

“Les pedimos que por favor nos llevaran al baño y los policías no querían dejarnos salir. Dijeron que nos pudriéramos. Mis compañeras, con las mismas colchonetas, hicieron una mini casita ahí y ahí mismo hicieron sus necesidades”, relató una de las chicas que se encontraban dentro.

Otra de las sobrevivientes contó que ante la negativa de la policía de llevarlas al baño, las muchachas se alteraron, rompieron vidrios, algunas se hirieron con los cristales rotos. Las tres adolescentes coincidieron en lo que ocurrió dentro del aula: una de las jóvenes retenidas encendió fuego a una colchoneta.

“Esa colchoneta se cayó e hizo contacto con las demás y así fue como provocó el incendio…”

A las niñas se les acabó la paciencia después de las denuncias presentadas en juzgados por maltrato y violaciones desde 2015. Tras exigir sin éxito a las agentes que las sacaran de ahí, una de las menores decidió que la única manera de lograr su liberación era provocando un fuego. Lo que nunca se imaginó es que nadie iba a abrir la puerta, que había sido cerrada con candado por una psicóloga del centro gestionado por la Secretaría de Bienestar Social del Gobierno de Guatemala.

Las siguientes escenas son de desesperación. Las niñas narraron que suplicaron el auxilio de las policías, una de ellas recordó que vio a una de sus compañeras mientras ardía en fuego.

“Se estaba quemando, ardiendo en llamas, me pidió ayuda. Fue cuando me desmayé, ya no pude ver nada […] Hice todo lo que pude para levantarme y caminar, pero luego las policías me empezaron a pegar, viendo de que yo me estaba quemando y ahogando”, detalló.

Las sobrevivientes relataron que aún cuando gritaban y pedían a las agentes que las salvaran, éstas no abrieron la puerta.

Nómada publicó estos audios, los cuales fueron editados.

A continuación puedes escucharlos completos.

Foto por: EFE/Esteban Biba

Redacción

Top