Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > El sesgo de investigación médica en cuerpos femeninos

El sesgo de investigación médica en cuerpos femeninos

El sesgo de género en la investigación para la salud afecta la vida de las mujeres y puede incluso ponerla en riesgo; la dismenorrea aqueja a un 50 % de las mexicanas, de acuerdo con la Unidad de Investigación Médica en Biología de la Reproducción del IMSS.

PMS

El machismo y la cultura patriarcal permean en todos los aspectos de la sociedad, incluso la salud y la investigación científica.  Alma Méijome, antropóloga e investigadora feminista, dijo al medio español El Diario que esto se debe a que las investigaciones se basan en estudios clínicos hechos a los cuerpos de hombres, a partir de esos estudios se definió el concepto de enfermedad que se aplica sin diferencia a mujeres.

Este sesgo de género en la investigación para la salud afecta la vida de las mujeres y puede incluso ponerla en riesgo. La antropóloga también señaló que los cuerpos de mujeres y hombres son diferentes por lo que los síntomas y las enfermedades también se expresan de diferente manera.

Por ejemplo, en casos de ataques al corazón, a las mujeres no les duele el brazo izquierdo, sino que experimentan náuseas con vómitos, falta de aliento, fatiga, ansiedad, sensación de ahogo, dolor en el pecho y dolor de espalda o mandíbula, de acuerdo con la revista estadounidense Circulation, de la Asociación Americana del Corazón.

Si en las enfermedades y padecimientos que atacan tanto a mujeres como a hombres ellas están invisibilizadas, los padecimientos que aquejan sólo a las mujeres están en el completo olvido de la investigación médica, tal es el caso de los problemas relacionados con la menstruación y con la salud sexual y reproductiva.

Otro ejemplo de ello es la dismenorrea, un padecimiento menstrual que se caracteriza por intensos dolores durante el sangrado y que aqueja a un 50 % de las mujeres en México, de acuerdo con información de la Unidad de Investigación Médica en Biología de la Reproducción del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). A pesar de su alta incidencia, debido a los mitos alrededor de la menstruación, muchas mujeres no acuden a consulta médica por los fuertes dolores que cada mes padecen, como señaló en 2007 Consuelo Carrillo, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital General de México.

La dismenorrea, según su intensidad, se clasifica en primaria y secundaria. La primaria consiste en el dolor menstrual que no es ocasionado por ninguna enfermedad pélvica. La secundaria tiene como origen del dolor una patología anatómica o pélvica, como la endometriosis. La endometriosis se trata del crecimiento del endometrio (el tejido que alberga al embrión en caso de fecundación) fuera de la cavidad uterina, es un padecimiento benigno, pero doloroso para las mujeres.

La falta de investigación médica deriva en la falta de diagnósticos oportunos para las mujeres, lo que obliga a la mitad de ellas a vivir con dolor cada cuatro semanas, hecho que viola su derecho a la salud el cuál se establece como el “grado máximo de salud que se pueda lograr” e incluye el acceso oportuno, aceptable y accesible a servicios de salud de calidad suficiente,  de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS también estableció que la discriminación en el acceso a la salud viola los derechos humanos fundamentales y en el caso de las mujeres, las violaciones a su salud sexual y reproductiva están profundamente arraigadas en valores sociales relacionados con la sexualidad de las mujeres.

Redacción

One thought on “El sesgo de investigación médica en cuerpos femeninos

Comments are closed.

Top