Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Secuestro virtual en México a la alza

Secuestro virtual en México a la alza

Según el INEGI, la tasa de extorsión en 2014 fue de 8 mil 850 casos por cada 100 mil habitantes, de los cuales el 94.7 % fue vía telefónica; el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México aseguró que este fenómeno va a la alza, ya que al día consigna en su base de datos 500 llamadas de extorsión.

Presos hablan por teléfono

Diana, una joven originaria de Sinaloa, fue víctima de secuestro virtual, una nueva modalidad de extorsión que realizan los presos desde las cárceles mexicanas.

Todo comenzó un miércoles por la mañana. El celular de Diana sonó y una voz le indicó que tenían a su familia bajo vigilancia. Si no obedecía las órdenes de su interlocutor, ellos morirían. Diana cedió. Siguió al pie de la letra las instrucciones que le daban vía telefónica. Condujo hasta un hotel que se encontraba en Los Mochis, en el noroeste del estado. Ahí le llamó a su padre y le dijo que fue levantada por un grupo de secuestradores.

En realidad, la familia de Diana nunca estuvo en peligro de muerte, ya que la llamada la realizó alguien desde una prisión mexicana. Debido a la dificultad que representa ubicar el origen de la llamada y la identidad de quien la realizó, todavía es poco frecuente que se sancione este tipo de delitos.

De acuerdo con Gabriel Campoli, investigador en materia de derecho informático, el auge del secuestro virtual tiene su origen en la penetración de los teléfonos móviles en México: “Existe [la modalidad de extorsión] desde que nacieron los celulares y cada vez es más común porque las personas que cometen ese fraude no corren ningún riesgo”. En entrevista para El País, explicó que esta práctica fue evolucionando con el tiempo: primero, sólo abarcaba fraudes de carácter financiero; pero ahora, quienes delinquen inventan todo un escenario de secuestro.

El diario español documentó la extorsión como el segundo delito más frecuente en el país, mientras que el fraude ocupa el tercer puesto. Basado en información de una encuesta de percepción sobre inseguridad del INEGI, la tasa de extorsión en 2014 fue de 8 mil 850 casos por cada 100 mil habitantes; de los cuales el 94.7 % fue vía telefónica y en el 99 % no hubo denuncia alguna ni se abrió una investigación por parte de las autoridades.

Por su parte, el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México aseguró que este fenómeno va a la alza, ya que al día consigna en su base de datos 500 llamadas de extorsión, lo que corresponde con las 31 mil 416 reportes de personas que fueron víctimas de supuestos integrantes del crimen organizado; según un reportaje de Noticieros Televisa.

Ante una situación de este calibre, expertos consultados por La Nación sugieren mantener la calma y cortar la llamada antes de que el extorsionador pueda inducir sus amenazas. En caso de que esto no sea posible, recomiendan jamás brindar cualquier tipo de información, contactar a la persona que supuestamente fue secuestrada y hacer la denuncia ante las autoridades para que las dependencias especializadas atiendan el crimen. Mantenerse alertas y bien informados sobre las modalidades de secuestro virtual en foros y medios de comunicación confiables es un paso importante, aseguran los especialistas, para que la ciudadanía sepa actuar en este tipo de contingencias.

Fotografía: Reuters

Redacción

Top