Estás aquí
Inicio > Opinión > ¿Se nace mujer o llega una a serlo?

¿Se nace mujer o llega una a serlo?

El mundo está construido bajo la obsesión binaria hombre/mujer y eso, inherentemente lleva consigo la idea de que existe una diferencia sexual que es denominada como natural; las mujeres son vistas como mujeres (por eso son mujeres) pero para poder ser consideradas de esa manera, antes tuvieron que ser  hechas así.

dalix

Internacionalmente cada 8 de marzo se conmemora el Día de la Mujer, esta fecha hace referencia a los hechos ocurridos en 1908, donde murieron calcinadas 146 mujeres de la fábrica textil Cotton, en New York, ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las deplorables condiciones de trabajo que padecían; el hecho en sí, en un asunto político, no de celebración.

El 8 de marzo, es principalmente una oportunidad para visibilizar la problemática en la que se ve sumergida el género femenino, pero, ¿qué es el género femenino? ¿Qué es “mujer”?

El mundo está construido bajo la obsesión binaria hombre/mujer y eso, inherentemente lleva consigo la idea de que existe una diferencia sexual que es denominada como natural, es decir;

La ideología  de la diferencia sexual opera en nuestra cultura como una censura, en la medida en que oculta la oposición que existe en el plano social entre los hombres y las mujeres poniendo a la naturaleza como su causa. Masculino/femenino, macho/hembra son categorías que sirven para disimular el hecho de que las diferencias sociales implican siempre un orden económico, político e ideológico. (Wittig, 2006).

Bajo esta premisa retomamos a Simone de Beauvoir quien se cuestionó lo incuestionable, lo natural; ¿se nace mujer o se llega a ser mujer? Si pensamos en una persona que tenga vagina, entonces, ¿estamos hablando de que ya es una mujer? De ser así, ¿por qué la distinción cuando un «hombre» hace una transformación  a  mujer? Es decir, ¿por qué llamarle mujer transexual si cumple físicamente  las especificaciones de una mujer? Entonces, ¿el ser mujer se define a partir de esa diferenciación biológica o es una mujer parte de un constructo sociocultural?

Para Monique Wittig; “Al hacer esto, al admitir que hay una división «natural» entre mujeres y hombres, naturalizamos la historia, asumimos que «hombres» y «mujeres» siempre han existido y siempre existirán. No sólo naturalizamos la historia sino que también, en consecuencia, naturalizamos los fenómenos sociales que manifiestan nuestra opresión, haciendo imposible cualquier cambio (…) raza y sexo son entendidas como un «dato inmediato», «sensible», un conjunto de «características físicas», que pertenecen a un orden natural. Pero, lo que creemos que es una percepción directa y física, no es más que una construcción sofisticada y mítica, una «formación imaginaria»  que reinterpreta rasgos físicos (en sí mismos tan neutrales como cualquier otro, pero marcados por el sistema social) por medio de la red de relaciones con que se los percibe”.

Las mujeres son vistas como mujeres (por eso son mujeres) pero para poder ser consideradas de esa manera, antes tuvieron que ser  hechas así. Lo que se conoce por cultura, por arte, política, religión y cualquier otra esfera social ha sido construida a partir de un pensamiento dominante; el masculino, pero no sólo estas esferas se han visto inundadas por ello, éste también tiene un control y dominación intelectual, así es cómo llegamos a la pregunta inicial de este texto.

Si todas esas esferas de las que se hace mención anteriormente, si lo que entendemos como mujer se ha construido a partir de lo que el pensamiento dominante ha dicho cómo y qué debe de ser una mujer, si los parámetros y arquetipos de belleza, la reproducción, la manera en la que tendría que desenvolverse personalmente y socialmente una mujer son asignados por el pensamiento masculino, entonces, ¿nacer con una vagina me hace mujer?

Personalmente, tengo que decir que no. No me hace ser  mujer tener una vagina; no me hace ser mujer ser heterosexual; no me hace ser mujer tener un cabello largo, cuidado y sedoso; no me hace mujer ser madre; no me hace ser mujer la delicadeza; no soy una mujer bajo las condiciones que un sistema heteropatriarcal me ha impuesto.

 Monse Tamarindo

Top