Estás aquí
Inicio > Deportes > Quítate los guantes y hazme un sándwich

Quítate los guantes y hazme un sándwich

Ronda Rousey, campeona de MMA, venció a sus últimas contrincantes en menos de un minuto; David “Tank” Abbott apostó miles de dólares a cualquier mujer que lo venciera, si ésta aceptaba hacerle un sándwich en caso de resultar perdedora.

ronda rousey UFC

La campeona invicta de peso gallo en Artes Marciales Mixtas, Ronda Rousey, apareció recientemente en la lista de los 40 under 40, de Fortune, un raking de personas menores de 40 años que se han destacado por su riqueza, poder, logros e influencia en su área; también fue nombrada la atleta más dominante a nivel mundial por Sports Illustrated.

Estos reconocimientos se deben a la carrera que ha construido dentro del octágono, y para quienes hemos visto sus peleas no resulta nada sorprendente. Su último combate contra Bethe Correia duró menos de un minuto y el anterior contra Cat Zingano, apenas 14 segundos.

Ronda ha adquirido su destreza en las sumisiones con el paso del tiempo, pues comenzó a entrenar judo a los 11 años e incluso representó a Estados Unidos en las Olimpiadas de Beijing, obteniendo el bronce.

A pesar de sus triunfos, Rousey no es del agrado de todos, sus comentarios algunas veces causan polémica, como su opinión sobre que la marihuana no debería buscarse en las pruebas de dopaje porque no mejora el rendimiento de los atletas como lo hacen los esteroides.

Si a algunas personas no les agrada la peleadora por las cosas que dice, piensa o por la excesiva aparición que ha tenido en los medios, es respetable. Sin embargo, no lo es descalificar su trabajo por razones como su apariencia o su sexo.

Craig Carton, anfitrión del programa MMA Uncensored Live, aseguró que “a la mayoría de los estadounidenses no les gusta ver mujeres pelear a menos que sean hermosas” y que “a nadie le importaría un carajo si Ronda no fuera atractiva”.

No está mal ser guapa, incluso Rousey ha aparecido modelando en revistas como Maxim o Sports Illustrated, lo que está mal es la obligación de serlo. La peleadora cree que la popularidad obtenida es a causa de su desempeño y no de su cara, pues antes de destacar en la UFC lo único que obtenía gracias a su físico eran propinas en su trabajo de bar tender, nada más.

También David “Tank” Abbott, un expeleador y pionero de las Artes Marciales Mixtas, declaró que podría vencer a Ronda Rousey y a cualquier mujer sin siquiera entrenar. Ofreció darle 100 mil dólares a cualquier mujer, o pareja de mujeres, que pudiera vencerlo, con la condición de que si pierden tendrían que hacerle un sándwich o doblar sus calcetines.

Resulta irrelevante que Abbott pueda o no ganarle a una mujer. Sería extraño que no venciera a Rousey si pesa 50 kilos más, o a cualquier peleador (hombre o mujer) de peso gallo; por algo existen las divisiones de peso. Sin embargo, que Rousey no pueda, hipotéticamente, ganarle a alguien que le dobla el peso no le quita su campeonato ni estar invicta. Además, hay que mencionar que Abbott tuvo un récord profesional de 10 combates ganados y 15 perdidos.

El siguiente combate de Ronda Rousey será contra la también invicta Holly Holm y se llevará a cabo el 15 de noviembre en Australia. Ojalá que ambas peleadoras den una gran función y que los demás respeten su trabajo por lo que son: grandes seres humanos.

Joanna Gutiérrez: @sourpageturner

Top