Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Papanicolau para prevenir el cáncer cervicouterino

Papanicolau para prevenir el cáncer cervicouterino

El cáncer cervicouterino está directamente relacionado con la infección por el virus del papiloma humano; se recomienda realizar el papanicolau a todas las mujeres con vida sexual activa, idealmente dentro del primer año.

microscopio

Según el INEGI, 13 de cada 100 muertes de mujeres en México son consecuencia del cáncer cervicouterino, esto lo convierte en la segunda causa de muerte a nivel nacional, únicamente superado por el cáncer de mama, pero puede detectarse a tiempo en menos de cinco minutos a través de un papanicolau.

¿Qué es ?

También conocido como citología cervical, el papanicolau se trata de una prueba de tamizaje, esto quiere decir que se debe realizar de manera periódica a todas las mujeres, tengan o no, algún factor de riesgo.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

El cáncer cervicouterino está directamente relacionado con la infección por el virus del papiloma humano, aunque no es la única causa, así que los factores de riesgo son aquellos que nos predisponen al contagio de este virus tales como: inicio de vida sexual activa antes de los 18 años (la edad se debe a que se ha demostrado que antes de esa edad el sistema inmunológico aún no está completamente maduro y existe una menor respuesta a la infección), múltiples parejas sexuales, relaciones sexuales sin protección y antecedente de infecciones de transmisión sexual.

¿Cómo se hace?

Se toma una muestra directa del cuello cervicouterino, la cual se envía a un laboratorio donde se analiza.

¿Qué detecta?

Su objetivo principal es la detección oportuna del cáncer cervicouterino, determinando la presencia de células modificadas, o bien, la infección por VPH que es un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de éste.

¿A quiénes?

Se recomienda realizarlo a todas las mujeres con vida sexual activa, idealmente dentro del primer año, aunque se puede realizar en los primeros tres después de iniciada o bien a todas las mujeres mayores de 21 años.

¿Cada cuánto?

Según las normas oficiales de nuestro país se recomienda realizar tres pruebas consecutivas normales con un año de diferencia y posteriormente cada tres años, a excepción de aquellas mujeres inmunocomprometidas (trasplantadas, en tratamiento con quimioterapia, con virus de inmunodeficiencia humana o enfermedades autoinmunes) donde se debe realizar anualmente.

¿Qué necesito para realizarlo?

La única contraindicación total a su toma es estar menstruando; de ahí en fuera existen requisitos que algunos centros manejan, como no haber tenido relaciones sexuales tres días antes o tomarlo en días específicos del ciclo.

Mon Navarro: @MonyNavarro27

Top