Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > “No soy racista, sólo soy nostálgica”: de hecho, puedes ser las dos cosas

“No soy racista, sólo soy nostálgica”: de hecho, puedes ser las dos cosas

El target de esta película no es ‘cñoras treintonas’, si no te gusta, tienes 49 títulos con puros personajes caucásicos en VHS; el colmo son las justificaciones pseudocientíficas de por qué una sirena no puede ser negra.

Halle Bailey, de la agrupación de R&B ‘Chloe x Halle’, fue confirmada para el cast de La Sirenita live action. Si todo sale como lo planeado, interpretará a una de las princesas más querida de todos los tiempos: Ariel.

Lo primerititio que pasó fue que un montón de gente que ronda los 30 años salió con todo su odio y todo su racismo a los comentarios de las notas en línea para hacer expresa su inconformidad porque “no son racistas”, maldita sea, es que quieren que la princesa peliroja y blanca que vieron sea ¡RESPETADA! Para no dañar su infancia.

Bueno, para empezar tu infancia nos vale 10 toneladas de la más fina ‘v word’ (y a Disney también), ésta es una película dirigida a niñas y niños que de plano no se ven representados por los personajes de los 49 títulos (1937 – 2009) de la compañía, en donde aparecen puros personajes blancos. Esta generación en serio necesita entender que no todos los productos culturales se tratan de nosotros los adultos. “Tu infancia arruinada” no es argumento, ya crece.

De aquí se agarró el racismo más puramente utilitario para además sostener que “al fin y al cabo el *cifra inventada* % de las personas que pagaban por la película no la iban a ver”. Pero esto NO ES CIERTO, las investigaciones de La Universidad de California sobre contenidos en televisión y cine arrojaron, después de analizar 200 productos, que los casts más diversos generan más ganacias para las productoras.

Así que (y este ‘in your face, bigot’ sí me duele) las producciones diversas no se van a terminar y de hecho la tendencia es que los creadores consideren escribir personajes diferentes a los que ya estamos más que acostumbrados a ver.

El momento más ‘amiga, date cuenta que eres una racista’, es el “boicot” que proponen. Lo único que hacen es recordarnos a los niños rata de Internet que piden lo mismo para cada película que ha modificado a su cast masculino por uno femenino en nombre de la representación justa.

Otras personas se sacaron justificaciones de lo más profundo de su océano, haciéndolas pasar por construcciones súper lógicas y 100tifikas. Como quienes dicen que no tiene sentido que una sirena fuera negra (sí, sirenas, los seres mitológicos que NO EXISTEN) porque obviamente los rayos del sol no penetraban el agua. Ustedes saben, ¿no? las personas nacemos blancas y nuestra piel se transforma con el sol.

¿¡Qué!? ¿¡Cómo que las personas negras nacen negras!? Ni siquiera siento un compromiso ético por citar una cifra o un hecho a este respecto más que insistir en que LAS SIRENAS NO EXISTEN, ergo, son lo que queramos que sean. Por favor dejen de humillarse.

Eso sí, si nos vamos a quejar de adaptaciones, yo jalo para lloriquear porque este cuento originalmente representaba el amor de dos hombres y Disney se lo apropió para reproducir la heterosexual obligatoria en las niñas. Dato extra para quienes no le den clic al link: en la obra original ni sobrevive ni se casa con el príncipe, pero esas libertades creativas no le molestan a nadie.

Hay un montón de haters que definitivamente no entienden de qué va el racismo y dicen que ‘pus es que es como si decidiéramos poner a una güera de ojo azul para interpretar a Mulan o a Tiana’. No hay tal cosa como “racismo inverso” porque no hay un sistema que borre sistemáticamente toda representación blanca. Si un grupo minorizado consigue ser representado por papeles que tradicionalmente eran de los grupos de dominio hablamos de representación justa, de saldar una deuda histórica que tienen los medios hegemónicos con el resto de las personas que no son blancas, hegemónicamente bellas, heterosexuales, cisgénero, etc. En cambio, si lo que hacemos es blanquear esos poquititos personajes que representan la diversidad racial, lo que tenemos es whitewashig.

Whitewashing como el del personaje de ‘The Ancient One’ en Dr. Strange o el que le hicieron a la protagonista de Ghost in the Shell cuando le dieron el papel a Scarlett Johansson. Nos reservamos también que Lily, en La Chica Danesa, haya sido interpretada por Eddie Redmayne, por cierto, hombre cisgénero, y que a nadie le haya parecido motivo de queja. Por eso no es creíble que lo que te moleste sea que no se respete la obra original. Sólo molesta que ‘no se respeten las características físicas de un personaje’ cuando el personaje es hegemónico.

Y no, esto tampoco es ‘racismo contra los blancos’, así como no existe el ‘machismo al revés’. El teórico John B. Thompson explica en Ideología y Cultura Moderna que dentro del sistema, específicamente, entre las asimetrías contenidas en él, podemos distinguir a los grupos dominantes (entre otras cosas) porque son los que tienen el poder sobre el discurso, los que lo acaparan.

Si no queda claro quién o quiénes son esa hegemonía después de ver una alineación de 22 protagónicos femeninos de los cuales sólo 7 están racializados y absolutamente todos ellos son heterosexuales y cisgénero (hasta que se demuestre lo contrario, luego regreso a hablar sobre heteronormatividad en el cine), absolutamente todos ellos delgados, no puedo ayudarles más.

Representar a un personaje que fue blanco en el pasado en una historia donde su racialidad es completamente irrelevante permite que las niñas y los niños —que son quienes importan para las productoras de dibujos animados de Disney— se vean a sí mismos en una heroína.

“Si quieres convertir a un ser humano en un monstruo, niégale, a nivel cultural, cualquier reflejo de sí mismo”, Junot Diaz.

Tal vez es tu nostalgia, que podrías saciar agarrando tu viejo VHS y poniendo esa película con sirena pelirroja y caucásica que ya existe. Con tu racismo, con ese sí no te podemos ayudar.

Las imágenes que usé para la portada son propiedad de: Disney y la ilustradora Nilah Magruder

Top