Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Niña de 11 años muere asesinada de 30 puñaladas por ex novio en Coahuila

Niña de 11 años muere asesinada de 30 puñaladas por ex novio en Coahuila

El cuerpo de su hija muerta, boca abajo y sobre un charco de sangre, fue la primera imagen que asaltó los ojos de su madre al llegar a su hogar; la ley de Coahuila señala en el artículo 125 que se permite la detención preventiva sólo si la situación lo amerita y si el sospechoso es mayor de 14 años.

Dibujo niña

Diana tenía 11 años cuando fue asesinada por su exnovio Javier Olaguer, dos años mayor que ella, en Monclova, Coahuila. El jueves 21 abril, cerca de las 17:00 horas, ella recibió en su domicilio más de 30 puñaladas en el cuerpo, aunque la mayoría de los cortes se localizaron a la altura del cuello.

De acuerdo con La Vanguardia, el presunto agresor se deshizo de cualquier rastro de evidencia incriminatoria y trató de huir en su bicicleta como si nada hubiera pasado. Sin embargo, testigos que lo identificaron le proporcionaron a una patrulla de Seguridad Pública de Monclova la información necesaria para dar con su paradero.

Diana Lizeth vivía con su madre, Blanca Estrada, y su padrastro, en la colonia Guerrero, muy cerca de la Lucrecia Solano. Varios reportes indican que pasó los últimos meses triste y con problemas emocionales, ya que sufría bullying por parte de sus compañeras de clase, quienes se burlaban de ella por su apariencia, y eso socavó su rendimiento escolar y social.

El día que pasó la tragedia, Blanca terminó su jornada laboral en un OXXO ubicado en el centro de la ciudad y partió para su casa después de las 16:00 horas. El cuerpo de su hija muerta, boca abajo y sobre un charco de sangre, fue la primera imagen que asaltó sus ojos al llegar a su hogar.

Las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de la Región Centro trataron de mantener reservada la información del caso por estar involucrados dos menores de edad, informó el portal Sin embargo.

El abogado Santos Vázquez, ex delegado de la PGJE en la localidad, declaró que el muchacho no podía ser internado en un centro de reclusión por tener 13 años, aunque eso no lo eximía de ir a juicio. La Ley del Sistema Integral de Justicia para los Adolescentes del Estado de Coahuila señala en el artículo 125 de las Medidas Cautelares, fracción VIII, que se permite la detención preventiva sólo si la situación lo amerita y si el sospechoso es mayor de 14 años.

Debido a este último punto, Javier quedó libre, pero no por mucho tiempo. Sus padres solicitaron a las autoridades enviar a su hijo a un centro de salud mental de Parras de la Fuente. La noticia de la sentencia no alegró a los padres de Lizeth, lo que causó que alrededor de 100 personas exigieran a los legisladores endurecer las sanciones para los menores de edad que cometen delitos graves.

La familia de Javier también vio afectada su vida para siempre. Reclamos de culpa y amenazas le llueven a su madre en redes sociales, por lo que teme por su vida y la de su hijo, a quien quieren ajusticiarlo si algún día los vecinos lo topan en las calles. Los usuarios de Internet le recriminaron por “haber criado a un delincuente”; algunos incluso advirtieron que “la querían matar y echarla al río”. 

Fotografía: La Vanguardia 

Redacción 

Top