Estás aquí
Inicio > Política > ¡Ni una menos!: exigen en Perú

¡Ni una menos!: exigen en Perú

Las asistentes exigieron un debido proceso en el caso de las violaciones sexuales por parte del Ejército en la región de Huancavelica; las manifestantes solicitaron castigo a los responsables de las miles de esterilizaciones forzadas durante el gobierno de Alberto Fujimori.

Marcha_Ni_una_menos_P

El pasado 13 de agosto la marea violeta se desató en Perú y congregó a más de 50 mil personas que salieron a las calles de distintos lugares de este país para exigir el alto a la violencia contra las mujeres bajo la consigna “Ni una menos”.

Sociedad civil, periodistas, activistas, defensoras, artistas, estudiantes, intelectuales, trabajadoras, e incluso integrantes del gabinete del presidente Pedro Pablo Kuczynski exigieron principalmente a las autoridades de justicia que cumplan con su trabajo y garanticen los derechos de las mujeres.

Entre otros asuntos relacionados al acceso de las mujeres a la justicia, las asistentes exigieron respeto al debido proceso en el caso de las violaciones sexuales por parte del Ejército en la región de Huancavelica.

Además de la exigencia de justicia para las víctimas de feminicidio y violencia sexual, las manifestantes también exigieron el castigo a los responsables de las miles de esterilizaciones forzadas que el gobierno de Alberto Fujimori hizo en los años 90, lo que violó de manera grave los derechos sexuales y reproductivos de más de 200 mil peruanas (la mayoría indígenas y campesinas), según cifras de la organización civil Amnistía Internacional.

Este caso lleva en proceso 14 años sin castigo para ninguno de los culpables, por este motivo, en enero pasado organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres realizaron un plantón  frente al Ministerio Público de Perú.

Las organizadoras de la marcha Ni una Menos también exigieron al Estado que aumente el presupuesto destinado a la atención y prevención de la violencia de género.  Asimismo pidieron la restitución de los programas de erradicación de la violencia contra las mujeres y los de promoción de la igualdad de género en todos los niveles de gobierno.

A raíz de esta movilización masiva el Poder Judicial de ese país, el gobierno anunció que capacitará a magistrados en perspectiva de género. Con esto pretenden que la discriminación por género en el acceso a la justicia cese. Sin embargo, Patricia Sarmiento de la Defensoría del Pueblo afirmó que no es suficiente, ya que estas capacitaciones son necesarias también para policías, fiscales y trabajadores del Instituto de Medicina Legal quienes no saben tratar a las víctimas de violencia de género, explicó en Radioprogramas.

Por su parte, Carlos Basombrío, ministro del Interior, informó que se capacitarán a comisarios para que tengan mejores protocolos, para lo que recibirán ayuda de Ana María Romero-Lozada, ministra de la Mujer, quien también participó en esta marcha.

El día previo a la marcha, María Romero, anunció las medidas que el ministerio de la Mujer aplicará a favor de los derechos de las mujeres, mediante atención telefónica. Declaró que se ampliarán los horarios de atención de los Centros Emergencia Mujer (CEM), servicios que dan atención psicológica y legal gratuita a víctimas de violencia sexual y familiar.

Perú tiene un problema de concepción de la violencia de género. De acuerdo con una encuesta de Ipsos Perú publicada este sábado, 53 % de las personas que viven en Lima piensan que si las mujeres usan minifalda son culpables del acoso, y 76 % afirmó que una mujer es culpable si su pareja la golpea si descubre una infidelidad.

Redacción

Top