Estás aquí
Inicio > Ciencia y tecnología > Mujeres y videojuegos: mundos por explorar

Mujeres y videojuegos: mundos por explorar

Los hombres tienden a ser cordiales cuando juegan entre sí, pero que no se enteren que se enfrentan a una mujer porque, ¡hola agresividad!; el aumento de féminas gamers interrumpe la jerarquía social existente, así que el sexismo representa un intento de defensa.

paisaje de Minecraft

Un reciente estudio realizado por la Entertainment Software Association y dado a conocer por DailyDot.com reveló que el número de jugadoras que usa los videojuegos como un método para entretenerse ha crecido de manera significativa: las mujeres de más de 18 años actualmente representan un porcentaje de 36 % de los usuarios, dejando atrás a los hombres del mismo rango, que representan el 35 %.

Los adolescentes hombres, que de manera esterotipada han sido considerados como los principales consumidores de videojuegos ocupan actualmente sólo un 17 % de la estadística, en gran parte por el aumento de plataformas y títulos que apelan a un grupo más amplio de jugadores casuales que utilizan dispositivos móviles o PC para jugar desde casa.

El estudio también sugirió que juegos de estrategia, cartas, táctica, administración del tiempo y toda clase de actividades de los juegos sociales contribuyó a aumentar las cifras del género femenino.

¿Y los juegos de consola?

En la industria grandes lanzamientos como Grand Theft Auto, Call of Duty o Halo, siguen llamando poderosamente la atención de los hardcore gamers, palabra muy extendida en el mundo gamer para los jugadores apasionados y altamente competitivos.

El comportamiento sexista está muy extendido en los juegos en línea y diversos sitios, incluso Frikipedia, reseñan lo complicado que es para algunas mujeres darse a conocer en el ambiente.

De hecho, de acuerdo con los datos de otro estudio del Laboratorio Kasumovic, muchas mujeres gamers prefieren no hablar u ocultar su identidad bajo nombres andróginos o decididamente masculinos para evitar las críticas y el acoso abiertamente.

Los investigadores Michael Kazumovic y Jeffrey Kuznekoff, de la Universidad de New South Wales y la Universidad de Miami, aseguraron que los hombres tienden a ser cordiales al jugar entre sí, pero el nivel de agresión aumenta al saber que su contrincante es mujer, sobre todo si está obteniendo un mejor resultado en la partida.

En el estudio, Kasumovic consideró que el aumento de mujeres en estos ambientes interrumpe la jerarquía social que existía por lo que el sexismo representa un intento de defensa.

¿Qué aportan los videojuegos?

Algunas empresas más sensibles a este nuevo segmento del mercado, incluso ha comenzado a buscar opciones dirigidas a las mujeres, con temas que retan a la inteligencia o inclinan la balanza hacia el lado creativo y lúdico.

Un juego bien hecho debe ser lo bastante difícil como para significar un reto, pero no tanto que resulte frustrante. Las mujeres especialmente obsesivas pueden quedar “enganchadas” con videojuegos si desean obtener puntuaciones perfectas o conseguir todos los logros, mientras que otras jugadoras lo ven como un rato de desconexión.

Entre las habilidades que suelen desarrollar los videojuegos están:

Cognición. A través de los juegos se aprende más fácilmente, por lo que el uso de estas plataformas puede ser muy educativo.

Capacidad visual. Se han hecho pruebas con personas que no juegan para probar su capacidad visual. La mitad jugaron juegos casuales y la otra mitad jugó un juego de acción que incluía un blanco de tiro. Después de un mes la visión de los jugadores de acción había mejorado aproximadamente 20 %.

Atención. Los investigadores hicieron pruebas con sujetos con y sin experiencia en videojuegos. Quienes tenían experiencia pudieron ignorar más rápido los estímulos que no eran importantes y en general tuvieron mejor concentración de la atención y tiempos de reacción y habilidades para tomar decisiones más rápidos que quienes no tenían experiencia.

Estado de ánimo. A un grupo de adultos jóvenes se le asignó una “tarea de frustración” antes de ser divididos en grupos (no jugar un juego, jugar un juego no violento, jugar un juego violento como el tipo bueno, jugar un juego violento como el tipo malo). Quienes jugaron juegos violentos fueron menos hostiles y estuvieron menos deprimidos, indicando que los juegos les habían ayudado a ventilar su frustración y a regular sus estados de ánimo.

¿Y tú eres gamer? ¿Hardcore o casual?

Darina Silverstone @DarinaSilver

Top