Estás aquí
Inicio > Ciencia y tecnología > Mujeres en la ciencia: la brecha sigue abierta

Mujeres en la ciencia: la brecha sigue abierta

A nivel mundial la participación de las mujeres en la ciencia es tan sólo de 28 %; entre más mujeres científicas hay, más niñas se interesan por esas disciplinas y se generan más oportunidades para ellas.

mujeres científicas

El avance de los movimientos feministas alrededor del mundo lograron un aumento en la participación de las mujeres en espacios que antes les eran negados como la academia, la política, el deporte o la ciencia, ámbito en el que la presencia de las mujeres aumentó en más de 1,000 % en un periodo de 20 años (1984-2004), con un promedio anual de aumento de 13 %. En la actualidad 34.9 % de quienes integran el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) son mujeres, como lo indicaron datos de esa institución.

El porcentaje nacional de mujeres en la ciencia del SNI se acerca al determinado por el Instituto Estadístico de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que es de 32 %. En la región de Latinoamérica la participación de las mujeres en la ciencia es de 44 %, mientras que a nivel mundial es de 28 %. Esta investigación evidenció que sólo uno de cada cinco países en el mundo tienen paridad en este campo del conocimiento con porcentajes de participación de mujeres de entre 45 % y 55 %.

Aunque todavía falta mucho para alcanzar la paridad en la ciencia, la brecha se redujo en los últimos 50 años, ya que a partir de la década de los años 60 la participación de las mujeres comenzó con las primeras graduadas en física y matemáticas, según el estudio Orden de género y trayectoria escolar en mujeres estudiantes de ciencias exactas y naturales, realizado por las académicas Elsa S. Guevara Ruiseñor y Alba E. García López de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un artículo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) al que pertenece el SNI, la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez, directora de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, dijo que en décadas recientes se registró un mayor número de mujeres en ramas como la física, las matemáticas y las ingenierías, especialidades tradicionalmente estudiadas por hombres.

Rosaura Ruiz, quien fue la primera presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), coincidió con la filósofa francesa Simone de Beauvoir en cuanto al origen del confinamiento de las mujeres al ámbito doméstico y que esto ya no aplica en la actualidad.

Beauvoir, en El segundo sexo reflexionó sobre el destino de las mujeres desde tres puntos de vista: el biológico, el psicoanalítico y el histórico. En cuanto al desarrollo histórico de los roles para mujeres y hombres, la pensadora encontró que en los tiempos de poco desarrollo tecnológico, en los que predominaba la fuerza, se explicaba el relego de las mujeres al hogar, pero en los tiempos modernos cuando se puede desplegar una gran cantidad de fuerza con sólo oprimir un botón, es absurdo que se siga impidiendo a las mujeres su participación fuera de lo doméstico.

Por su parte, la académica mexicana explicó que en la evolución humana los distintos procesos de desarrollo para mujeres y hombres produjeron determinadas actividades para los géneros, sin embargo, señaló que esto no tiene que seguir así ya que en la sociedad moderna queda claro que ambos pueden destacar en diversos ámbitos.

Sobre el avance de las mujeres en la ciencia, Yarai Elizabeth Tlatelpa Osorio, candidata a maestra en Ciencias en Ingeniería Eléctrica en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), dijo a Antes de Eva que en la antigüedad las mujeres no tenían permitido estudiar ni desarrollarse en el ámbito científico debido a las limitaciones impuestas por los roles de género, por lo que enfrentaron obstáculos para ser incluidas.

La importancia de que haya más científicas e investigadoras impacta en la infancia, ya que entre más mujeres hay, más niñas se interesan por esas disciplinas y asimismo se generan más oportunidades académicas para ellas, señaló la ingeniera Tlatelpa Osorio.

A pesar de los avances, las mujeres en la ciencia se siguen enfrentando a obstáculos, esto debido a que en sí las disciplinas relacionadas con la ciencia y la tecnología son complejas, a lo que se suma la discriminación de género a la que son sujetas por parte de sus compañeros, como ella misma experimentó a nivel maestría, admitió la especialista del IPN.

Corina del Carmen

Top