Estás aquí
Inicio > Deportes > María de los Ángeles Ortiz ganó la primer medalla de oro para México

María de los Ángeles Ortiz ganó la primer medalla de oro para México

María de los Ángeles Ortiz Hernández, medallista paralímpica de Londres 2012 volvió a ganar el oro en Río 2016; la atleta fue víctima de violencia institucional por parte de las autoridades de justicia en Veracruz como del personal médico del IMSS.

sin-titulo

María de los Ángeles Ortiz Hernández ganó para México la primera medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016.  Con este triunfo la atleta tabasqueña refrendó su título ganado hace cuatro años en Londres, donde también ganó el oro en la prueba de lanzamiento de bala.

En esta ocasión su participación destacó con las calificaciones de 10.43 metros en la primera salida, 10.53 metros y finalmente 10.94 metros, distancia que le dio la medalla dorada. A pesar de que dejó atrás a las argelinas Nassima Saifi y Nadia Medjmedj, la atleta paralímpica no logró romper su propio récord mundial de 11.13 metros, el cuál logró en la competencia del Mundial IBC en Qatar el año pasado.

Esta exitosa atleta también tiene entre sus logros la medalla de bronce en su disciplina en las Olimpiadas de Beijin 2008. Es bicampeona Mundial y tricampeona Parapanamericana. Sus éxitos no son sólo en el ámbito deportivo, María de los Ángeles también destacó en lo académico al titularse con cuadro de honor con el mejor promedio de su generación (9.9), además obtuvo la mención honorífica en su examen de titulación.

A pesar de que María de los Ángeles está acostumbrada a lograr lo que se propone, no logró el acceso a la justicia, su caso es una muestra más de los obstáculos que viven las mujeres en su exigencia de justicia, como reportó Proceso.

En 2004 María fue atropellada por Ricardo Márquez Aguirre, sobrino del subprocurador de Justicia del Estado de Veracruz, donde vivía en ese momento María de los Ángeles y donde la atropellaron.

Ricardo Márquez en estado de ebriedad conducía su auto a más de 100 k/h, de acuerdo a un peritaje de General Motors, el cual impactó contra María de los Ángeles dejándola prensada contra una pared. Ricardo descendió de su auto, vio a María herida, sonrió y huyó. Ella a pesar del impacto no perdió la conciencia y gritó al copiloto que la ayudara, fue él quién movió el vehículo para liberarla. A raíz de esto María perdió la pierna.

Ya en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el que la hospitalizaron, no recibió ningún tipo de atención médica a pesar de la gravedad de su estado. El padre de Ricardo era director de ese centro de salud. Una enfermera le hizo saber que su vida corría peligro ahí, entonces su familia la trasladó a una clínica privada donde el equipo médico se sorprendió de que siguiera con vida después de las graves lesiones y la negligencia médica.

A pesar de que se demostró que Ricardo Márquez iba ebrio al momento del impacto y de que este se dio a la fuga, la justicia veracruzana decidió que la pierna de María valía 30 mil pesos y que no era necesario que Ricardo fuera a la cárcel.

Con esto María de los Ángeles fue víctima de violencia institucional por parte tanto de las autoridades impartidoras de justicia  en Veracruz como del personal médico del IMSS. La violencia institucional se establece en el Artículo 18 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), la cuál la define como “los actos u omisiones de las y los servidores públicos de  cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres”.

Redacción

Top