Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Las mujeres que nos dejó el cine en el 2015

Las mujeres que nos dejó el cine en el 2015

El año pasado se proyectaron en la pantalla grande dos óperas espaciales con personajes femeninos notables, el episodio VII de Star Wars y Jupiter Ascending; Mad Max Fury Road se lleva el cetro a la mejor película del 2015 porque involucra y despierta una conversación sobre género, expectativas sociales y masculinidad tóxica.

rey sable

Durante el 2015 dos sagas literarias estrenaron nuevas películas; Divergente estrenó Insurgente con un moderano éxito y Los Juegos del Hambre estrenó Sinsajo: El final, con un éxito muy por debajo del esperado. Ambas películas están basadas en libros protagonizados por mujeres y narrados en primera persona por dicha heroína, Tris y Katniss respectivamente, toman lugar en un futuro distópico, en un desolado Estados Unidos postapocalíptico, y lideran rebeliones. Las diferencias y las similitudes son bastante marcadas. Si he de realizar un juicio de valor, Los Juegos del Hambre es superior tanto como libro como película, pero la saga Divergente entretiene y nos entrega tantos heroínas como villanas complejas, interesantes y variadas en todos los sectores de la sociedad.

Tris y Christina parecen moverse de forma obvia y simple y no ir mucho más allá de los arquetipos heroicos de la literatura young adult, pero Jeanine y Evelyn —interpretadas por Kate Winslet y Naomi Watts— agregaron peso y matices a la historia en papeles bastante villanescos y grises que no son usuales para mujeres, y que son incluso más interesantes que cualquier cosa vista en Game Of Thrones. La Presidenta Alma Coin no se queda atrás en Los Juegos del Hambre. Nuevamente Katniss es el Sinsajo, pero Snow encuentra una nueva rival para temer en el personaje interpretado por Julianne Moore, otro rol muy gris y otro personaje muy complejo y truculento, tanto como el mismo Snow. Además la película agregó a una serie de nuevos personajes femeninos, principalmente soldados, y expandió levemente el rol de la Comandante Paylor y de Boggs, ambos actores de raza negra que agregaron una necesaria diversidad a un cast que traía algunos problemas de white washing. En general ambas películas entretienen y entregan personajes femeninos muy bien construidos, pero mientras Sinsajo Parte 2 es un logro artístico y un interesante comentario social, Insurgente es poco más que una simple película de acción futurística.

Jupiter Ascending y Star Wars: The Force Awakens son dos operas espaciales con resultados muy distintos. La primera fue un fracaso rotundo en la taquilla considerando su presupuesto, pero aún así le alcanza para estar entre las 100 entregas más exitosas del 2015. SW por su parte es un éxito sin precedentes y sólo el tiempo dirá cuan alto logra llegar. Lo que tienen en común es un reparto tremendamente diverso y un personaje femenino realmente notable a la cabeza, aunque por razones opuestas, lo que es tan válido como necesario y les diré por qué. Mientras que Rey es una luchadora, y es un personaje muy capaz y poderoso que se alza gracias a sus enormes habilidades como un héroe, Jupiter es una joven que trabaja de empleada doméstica para el negocio de su familia y no tiene habilidades excepcionales, excepto ser la reencarnación genética de una aristócrata intergaláctica que posee, entre otras cosas, el planeta tierra. Sí, la historia de Jupiter Ascending puede sonar algo absurda pero la película es tremendamente entretenida, tiene actores excepcionales, la imaginación y diversidad que los Wachowski le dan a todas sus obras (Matrix, Cloud Atlas) una subversión muy interesante de clichés de género.

Jupiter no es una luchadora y no necesita serlo, y aunque parezca una damisela en peligro siendo constantemente rescatada por su guardaespaldas, su fortaleza es psicológica y en la historia ella demuestra enorme convicción y luego sacrificio en pos del bien mayor, incluso a costa de su vida y la de su familia. Algo nada convencional y que valida que un buen personaje femenino o strong female character no tiene que necesariamente ser fuerte físicamente o violento o luchador. La complejidad se consigue a través de su historia y acciones, y reflejar la realidad de las mujeres en los personajes femeninos significa reflejar la realidad de toda clase de mujeres, no sólo heroínas. La protagonista de Star Wars: The Force Awakens, es fantástica, pero también solitaria y su construcción como personaje está, podríamos decir, no muy alejada del arquetipo heroico del huérfano que es ‘el elegido’, pero el sólo hecho de que sea una mujer en lugar de hombre en una superproducción de este tamaño, presupuesto e impacto cultural ya es revolucionario en sí. Sus habilidades no son gratuitas, y es implícito que ella ha tenido una vida muy esforzada y llena de dolor y sacrificio además de trabajo para lograr saber lo que sabe y tener las habilidades que posee. No es una ‘Mary Sue’ y aunque lo fuese, son muchos más los hombres que caben en esa definición y a ellos apenas se les critica. Rey es un tesoro que hay que apreciar.

Finalmente, lo mejor no deja lugar a dudas: Mad Max Fury Road. Tres de las cuatro películas mencionadas anteriormente nos muestran un mundo postfeminista, por decirlo de un modo. Insurgente, Los Juegos del Hambre y The Force Awakens muestran mujeres en igualdad de condiciones, de las que nadie duda jamás por su género, y normaliza mujeres en situaciones tanto de poder como de villanas como de personajes secundarios y de apoyo. Mujeres soldados, médicos, pilotos, generales, líderes, intelectuales, secuaces, criminales, caza recompensas, etc., e incluso aunque Jupiter Ascending toma lugar en la tierra y en el presente durante su comienzo, cuando sale del planeta también repite ese paradigma, de un universo donde hombres y mujeres se muestran en igualdad de condiciones, en las buenas y en las malas, con las mismas capacidades y oportunidades tanto físicas como intelectuales para hacer el bien o el mal, ayudar u oprimir, ser generosas o egoístas, y eso es genial, porque nos entrega el mundo con el que soñamos, porque imagina y dibuja el mundo al que aspiramos, un mundo posible, y lo normaliza como algo que no debiese llamar la atención de nadie.

Mad Max: Furiosa

Pero ese no es nuestro mundo, no aún, y por eso Mad Max Fury Road se lleva el cetro a la mejor película, porque involucra y despierta una conversación sobre género, sobre roles de género y sobre expectativas sociales, sobre los peligros y la obsesión que genera la masculinidad tóxica, sobre feminismo y eco feminismo, sobre el valor de las mujeres como personas y no cosas, sobre sororidad, sobre el rol de los hombres en el apoyo a la lucha feminista, porque no sexualiza a sus personajes femeninos, porque no utiliza violencia sexual ni de género —como lo hace Game of Thrones capitulo por medio— como medida de shock ni utiliza insultos de género, y en fin, ya perdí la cuenta… También es una película sencillamente excepcional, con una dirección perfecta y una banda sonora sublime, con tomas y paisajes hermosos y con actuaciones que dan en el clavo, además de una serie de acrobacias que dejan boquiabierto, y porque le dio la oportunidad de formar parte del show a un grupo de ancianas —que rara vez obtienen papeles más allá de abuelitas— haciendo las veces de feroces pandilleras en motocicletas. Y además de todo eso nos entregó en Imperator Furiosa una heroína como la que no veíamos desde Ellen Ripley y Sarah Connor.

Se habló muchísimo de Mad Max Fury Road el año pasado, y se le premió muy justamente. No es exagerado decir que quizás nunca hubo una película de acción como ésta en Hollywood, al menos no en el sector comercial, no entre las superproducciones. Es verdad que hay películas más feministas que Mad Max y cualquiera que haya nombrado, pero como dije antes, no a este nivel de impacto social, no con este nivel de maketing, no que la hayan visto cientos de millones de personas en todo el mundo y generen la cantidad de artículos, conversaciones, posts y twiteos que estas películas han generado. Y por eso son importantes, por eso son tan importantes, porque el cine y la televisión son la cultura dominante, la forma más rápida y directa a la gente, y así mismo son la herramienta más poderosa para definir el paisaje social y cultural del mundo.

La responsabilidad de los medios de entregar representaciones de calidad, diversas y apropiadas es enorme, y afortunadamente, algunos se lo han tomado muy en serio para darnos verdaderas obras maestras, además de nuevos personajes que admirar, nuevos referentes para las futuras generaciones y nuevos ídolos para que niñas y niños puedan crecer en un mundo más igualitario donde los héroes vengan en todos los géneros y colores, y no sean sólo violentos referentes de un sistema racista y patriarcal.

Felipe Oliva A.: @ender27

One thought on “Las mujeres que nos dejó el cine en el 2015

Comments are closed.

Top