Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Lo que se ve no se pregunta: Identidades trans* y de género no conformista

Lo que se ve no se pregunta: Identidades trans* y de género no conformista

En Lo que se ve no se pregunta se hace un recuento histórico de las identidades de género a través del desarrollo de la humanidad;“no queremos que haya muertes, que haya personas asesinadas y sin acceso a la justicia”.

identidades, exposición

Este 26 de octubre se inauguró la exposición Lo que se ve no se pregunta Identidades Trans* y de género no conformista, muestra que a través de una narrativa histórica trae a la memoria colectiva la presencia de esas identidades que disiden de la matriz heteronormativa que impone roles de género binarios.

Esta exhibición se vale de distintas disciplinas artísticas (fotografía, video, performance, entre otras) para hacer presentes a aquellas personas cuyas identidades que rompieron con los parámetros impuestos en la sociedad moderna en cuanto a roles de género, las hicieron vulnerables al escarnio, la descalificación o de plano a la invisibilidad.

En Lo que se ve no se pregunta, se hace un recuento histórico de las identidades de género a través del desarrollo de la humanidad.  En un recorrido de cinco salas en el Centro Cultural de España en México, el equipo curatorial cuenta la historia de movimientos y personas que, alrededor del mundo, en distintas épocas y con diversos modos de vida, manifestaron su rebeldía ante el encasillamiento de género y expresaron su identidad en un espectro de diversidad.

El equipo curatorial integrado por Tania Pomar, Susana Vargas, Eugenio Echeverría y Laos Salazar, con esta muestra, busca el acercamiento de la sociedad en general a las identidades trans* (travesti, transgénero, transexual) y de género no conformista a través de la historia

En entrevista para Antes de Eva, Laos Salazar, artista plástico egresado de la Escuela Nacional de Escultura, Pintura y Grabado La Esmeralda, comentó la importancia de visibilizar a las identidades disidentes, dijo que el trabajo de la exposición es brindar las herramientas y la información para que el público que no está familiarizado con ciertos términos o luchas sociales, como la causa trans, puedan entenderlo, sobre todo en un momento en que hay mucha violencia, desinformación y odio propagados por grupos conservadores.

Destacó que es importante recalcar que estas identidades siempre han estado ahí y que el propósito de la exposición es hacer visible esta información, por eso en la exposición encontrarán muchos textos informativos.

En cuanto a la relación del arte con las luchas sociales el artista comentó que estos cruces pueden darse desde ciertos puntos, ya que el arte es un espacio privilegiado, sin embargo, en esta exposición, lo que vale la pena resaltar son las piezas creadas por personas que desde hace años colaboran con estos movimientos, así como por artistas que viven en carne propia estas identidades trans* o de género no conformista.

Sobre los espacios en el ámbito artístico, Salazar detalló que también son espacios que se tienen que ganar, ya que no es tan fácil que haya exposiciones que aborden estas temáticas o que muestren el trabajo de artistas con estas identidades. Por eso es importante la creación e impulso de estos espacios y que las personas cisgénero se abran a la visibilización de estas realidades.

Por último, el curador señaló la pertinencia de proyectos como este en un clima de odio e intolerancia hacia esta población, los cuales se han manifestado en los recientes feminicidios que trascendieron a medios de mujeres trans, como el de Paola y Alessandra.

En ese tenor explicó que desde hace tiempo México es el segundo país en número de crímenes por transfobia, y esto es algo que tenían presente al momento de planear la exposición para mostrar la existencia de estas identidades, pero no desde el enfoque de la tragedia y la violencia, sino desde la celebración de la vida y la diversidad. Y resaltó que es importante que las y los artistas trans puedan contar sus historias desde sus propias perspectivas, miradas y voces.

Terminó pronunciándose a favor del cese de la violencia hacia las identidades disidentes: “No queremos que haya muertes, que haya personas asesinadas y sin acceso a la justicia”.

En Lo que se ve no se pregunta, se abordan desde la teoría conceptos que explican las diferentes formas de vivir el género alejadas de la matriz heteronormativa, la cual definen, desde la postura de la teórica Judit Butler, como el sistema por medio del cual la cultura acepta solamente a las personas heterosexuales cuyo género, sexo, deseo y práctica van de la mano, mientras que castiga y despersonifica a quienes se salen de esta norma.

Sobre el término “cisgénero” lo definen como un término utilizado en el campo de los estudios de género para definir a las personas que se identifican con el género y sexo asignados al nacer.

Alejandra Bogue

Una de las piezas que más gustó a las personas asistentes fue la reproducción de la fotografía Man with dog (1990) de Joel Peter Witkin, en la que retrató a la activista y actriz Alejandra Bogue, en una imagen que es la evidencia de que la belleza y la fuerza se encuentran en la diversidad.

Mediante la obra de Marta Mizuiro (Alicante, 1980), Andrea Ferreyra (Montevideo, 1970), Katia Tirado (México DF, 1965), Carlos Motta (Bogotá, 1978), Gabriel Bruno Garcia De la Vega (Ciudad de México a 1987), Patricia Kattkins (Aguascalientes, 1989), Marisol Gutiérrez (Guadalajara 1984), Natalia Comel (México, 1990), Jesús León (México, 1974), Yoloma (México) y JJ Levine (Canadá, 1986), la exhibición acerca al público a las diferentes maneras de habitar el género a lo largo de la historia.

Fotografía: Facebook Evento Lo que se ve no se pregunta

Corina del Carmen

Top