Estás aquí
Inicio > Política > La ley que impone la lactancia materna

La ley que impone la lactancia materna

El director del IMSS aclaró que esta medida sólo aplica durante la estancia de las madres en los hospitales, no contempla la compra de fórmula láctea en farmacias y tiendas de servicio; de acuerdo con la UNICEF, sólo uno de cada siete bebés gozan de los beneficios de la leche materna en América Latina.

Madre le da leche a su hijo

A finales de abril, senadoras del PRI y el Partido Verde presentaron una iniciativa de ley para agregar los artículos 66 bis y 66 ter a la Ley General de Salud, los cuales establecen que en hospitales, clínicas y centros de salud no se podrá promover el uso de fórmula láctea para bebés.

Propuesta por Barrera Tapia, Merodio Reza, Flores Escalera, Díaz Salazar, Ríos de la Mora y Acosta Islas, la ley también sugiere que las madres no tendrán acceso a leche gratuita salvo que un médico se las prescriba con receta, ya sea por condiciones de salud de ella o de su bebé. Por consiguiente, las fórmulas lácteas estarán disponibles de manera exclusiva para las mujeres que, habiéndolo comprobado con anterioridad, no puedan amamantar.

Sin embargo, organizaciones de la sociedad civil califican como discriminatoria este tipo de legislaciones, ya que le arrebatan a las mujeres la capacidad de decidir sobre su propio cuerpo. El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), además, explicó que promueve la desigualdad entre hombres y mujeres: por un lado, ellos no tendrán la oportunidad de alimentar a los infantes con fórmulas lácteas, pero sí podrán desprenderse de ellos para ir a trabajar o hacer otras actividades; por otro, las mujeres sólo podrán alimentar a las criaturas con leche materna, lo que implica que no podrán separarse de ellos.

“Señoras senadoras, ¿se detuvieron a preguntarse si a todas las mujeres mexicanas les “baja” la leche, si a todas les resulta cómodo amamantar? ¿Si hacerlo o dejar de hacerlo tienen un costo emocional? ¿Alguna de ustedes lo hizo? ¿Les resultó doloroso?”, escribió Mariana Roca de GIRE en una columna de opinión publicada en Animal Político. “Pero no, estimadas senadoras. No todas las mujeres somos iguales y no todas tenemos ganas de las mismas cosas. Lo que cada una haga con sus tetas (como ya dejaron claro las mujeres de Zapopan el fin de semana pasado) es decisión de cada una”.

En respuesta, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola, aclaró que esta medida se aplicará solamente durante la estancia de las madres en los hospitales, después del alumbramiento; no para adquirir ese tipo de productos en farmacias y otros establecimientos permitidos como las tiendas de servicio.

Durante una entrevista para el programa Atando Cabos de Radio Fórmula, el funcionario agregó que, en casos de emergencia médica, tampoco tendrá vigor la ley, ya que puede afectar de manera grave la vida de la madre y su bebé. También dijo que se diseñó esta propuesta debido a que se detectó que el personal de las clínicas les recomendaba a las madres que utilizaran fórmulas lácteas después del parto, lo que desalentaba la lactancia.

En materia de lactancia materna durante los primeros seis meses de vida del infante, México ocupa, junto con la República Dominicana, el último lugar: mientras que el promedio regional de América Latina es de 37.9 %, en el país éste oscila entre el 14.4 %. Es decir, sólo uno de cada siete goza de los beneficios de la leche materna, de acuerdo con información de la UNICEF.

Redacción 

Top