Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Las mujeres siempre han luchado: “La revolución feminista geek”

Las mujeres siempre han luchado: “La revolución feminista geek”

Kameron Hurley escribió La revolución feminista geek después de ganar un premio Hugoson las historias las que forjan nuestra concepción de lo que es normal y lo que no.

revolución feminista
Babes on a bike de Jen Bartel

“El modo más rápido de deshumanizar a una persona, o a un subgrupo de personas, es invisibilizarla. […] Es más fácil rechazar, temer, y destruir lo que no comprendemos. Es imposible comprender lo que no se nos permite ver. Incluso si en la mayoría de los casos lo que no vemos es a nosotros mismos”.

En 2013, Kameron Hurley publicó su ensayo Siempre hemos luchado: cuestionando la narración de «mujeres, ganado y esclavos» en el que acomete contra el hecho de que se nos ha educado para creer que las mujeres tienen rol específico dentro de nuestras sociedades (ama de casa, madre, princesa en aprietos, femme fatale), cuando lo cierto es que, desde los albores de la historia, han existido mujeres que participaron activamente en las batallas, jugaron los mismo roles que los hombres y practicaron lo mismos oficios que estos. Al año siguiente, dicho ensayo se convirtió en el primer texto de no ficción en ganar un premio Hugo. Ahora, éste y otros ensayos de la autora han sido recopilados en el libro La revolución feminista geek, publicado en español por la editorial Alianza.

Hurley divide La revolución feminista geek en cuatro secciones. La primera llamada Subir de nivel y en la que se encuentran sus textos sobre el arte de escribir y la industria editorial, y en la que otorga algunos consejos a aquellas mujeres que quieran dedicarse a la escritura. La segunda sección recibe el nombre de Geek y contiene ensayos en torno a la representación de las mujeres en la ciencia ficción y la fantasía, el temor del público masculino a los personajes femeninos fuertes, la homosexualidad en la ficción, la monstruosidad masculina en la serie True Detective y el rol de las mujeres en la película Mad Max: Fury Road son algunos de los temas contenidos en esta sección.

En En lo personal Hurley comparte sus reflexiones en torno a distintas cuestiones desde una perspectiva más autobiográfica. Sus gustos literarios, su pasión por los videojuegos, sus experiencias cercanas a la muerte, el hecho de haberse convertido en una figura pública que no cumple con el “canon de belleza” y su manera de lidiar con los haters en internet. Es la sección con los textos más íntimos de la autora.

El libro termina con Revolución, la cual contiene el ensayo Siempre hemos luchado: cuestionando la narración de «mujeres, ganado y esclavos» junto con otros en torno a cómo cambiar la idea de normalidad establecida por el patriarcado, además del recuento de algunos actos de resistencia con los que se ha topado la revolución feminista geek.

Para Hurley, el gran problema no es únicamente que a las mujeres no se les permitan o estén mal vistos ciertos comportamientos, sino que aquellas que van en contra de la idea que se tiene de lo “femenino” son invisibilizadas, y lo mismo sucede con las personas de otras razas, las personas trans, homosexuales y cualquier otro grupo que no encaje en la narración con la que se nos ha pretendido adoctrinar y crear una idea de lo que es “normal”. Pero también nos cuenta cómo estos individuos y comunidades han ido consiguiendo hacerse escuchar cada vez más en distintos medios como blogs, redes sociales, cómics, videojuegos, cine, televisión y, principalmente, literatura.

Porque Kameron Hurley conoce el poder de las historias, sabe que son las historias las que forjan nuestra concepción de lo que es normal y lo que no, sabe que es por cómo se ha representado a las mujeres en la literatura, el cine, la televisión y demás medios que hay quienes han llegado a creer que así es como son, y cualquiera que se comporte de manera diferente es una anormalidad, una excepción, pero esas historias están ya muy gastadas y este libro es un llamado a escribir nuevas historias.

Licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es corrector de estilo. Ha colaborado en las revistas Penumbria, Punto de partida, Punto en línea, Primera Página y Marabunta. Publicó el libro de cuentos Terapia de shock en la editorial Ediciones y punto.

Top