Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Una sátira contra el sexismo: Ritos iguales de Terry Pratchett

Una sátira contra el sexismo: Ritos iguales de Terry Pratchett

Terry Pratchett escribe la historia de Eskarina, una niña que heredó el poder de un mago en un mundo en el que las mujeres tienen prohibido acceder a la educación mágica; los personajes de la novela aprenderán que ambos sexos han repetido una y otra vez los mismos ritos, por lo que ya es hora de aprender algunos trucos nuevos.

libro y lentes

“Hay muchas cosas que nunca habían sucedido hasta que sucedieron”.

Yaya Ceravieja

Si Tolkien, Lewis Carroll y Shakespeare hubieran estado en una orgía, el producto de ésta habría sido Terry Pratchett. Con más de 50 millones de libros vendidos en más de 30 idiomas, es el segundo autor británico más vendido después de J.K. Rowling. Con un estilo que se caracteriza por sus altas dosis de ironía y humor sardónico, Pratchett escribió una gran cantidad de libros, aunque los más famosos son aquellos que pertenecen a la saga de Mundodisco.

A lo largo de sus 41 novelas ubicadas en Mundodisco (un mundo plano ubicado sobre cuatro elefantes parados sobre el caparazón de Gran A’Tuin, uno de los escasos astroquelonios que navegan por el universo), Terry Pratchett no sólo se burla de los estereotipos de la fantasía heroica sino de todos los géneros literarios, la música, el cine, la aristocracia, la burocracia, la política y la religión; en pocas palabras, de la humanidad. Ferviente difusor de la defensa de los animales, el ateísmo, y la ciencia, el autor trata el tema del feminismo en su tercera novela, Equal Rites (juego de palabras entre “Ritos iguales” e “Igualdad de derechos”).

El mago Tambor Leño llega a un pequeño pueblo perdido en las Montañas del Carnero; le quedan pocos minutos de vida y debe nombrar a un sucesor (un octavo hijo de un octavo hijo). La magia lo conduce a la casa del herrero del pueblo, cuya esposa está dando a luz, y le cede su báculo mágico al recién nacido justo antes de fallecer. El problema es que, con las prisas del asunto, no se han dado cuenta de que el bebé es una niña, y las mujeres no pueden ser magos.

Años después, la niña, de nombre Eskarina, es instruida por la bruja Yaya Ceravieja en el arte de la brujería, pero Esk no quiere ser bruja sino mago, y para eso tendría que ingresar en la Universidad Invisible, lugar de instrucción para todos los magos. De ahí en adelante, Esk y su maestra iniciarán un viaje en el que no se enfrentarán contra dragones, trolls ni orcos sino contra los prejuicios y las creencias de la sociedad. No será sino hasta cerca del final que una amenaza externa pondrá a prueba estos mismos prejuicios.

En el mundo de Terry Pratchett, la magia y la brujería funcionan de forma distinta. La brujería está ligada  a la tierra y a todas las cosas vivientes. Involucra el uso de hierbas, el instinto, la comunión con los animales y el escuchar a las plantas y las rocas; además de la manipulación a conveniencia de las supersticiones de la gente. Las brujas conocen a las personas mucho mejor que éstas mismas.

Por su parte, la magia pertenece a los cielos y los astros. Los magos se sirven del conocimiento teórico de las leyes del mundo para manipularlas por medio de la palabra. Mientras que a las mujeres les está vedado el acceso a la educación, los magos son prisioneros de sus propios conocimientos, los cuales les prohíben ver más allá de las páginas de sus libros.

La visión del mundo de ambos bandos es tan sólo parcial. Será Esk, gracias a su inocencia y su terquedad infantil, la primera en cuestionar el porqué de las cosas, y en su camino se irá haciendo de aliados: su maestra Yaya, quien a pesar de su conservadurismo y su desprecio hacia la magia no dudará en apoyar a su discípula; y Simón, un prometedor aprendiz de mago con problemas de tartamudeo y de mente abierta. Estos personajes y algunos más, descubrirán que, en realidad, ambos sexos han repetido una y otra vez los mismos ritos, por lo que ya es hora de aprender algunos trucos nuevos.

Alonso Núñez Utrilla

Top