Estás aquí
Inicio > Deportes > Las mujeres atletas desafían estereotipos

Las mujeres atletas desafían estereotipos

Las disciplinas “más femeninas” son gimnasia rítmica, nado sincronizado y softbol, según una investigación de El País; María de los Ángeles Ortiz Hernández es la poseedora del récord mundial de lanzamiento de bala.

Ivana en el ring

La brecha de género está abierta en todos los campos y aspectos de la sociedad, históricamente a las mujeres se nos negó la participación en los espacios públicos para confinarnos a los domésticos. Esta exclusión, a pesar del avance de los movimientos feministas a nivel mundial, continua negando espacios a las mujeres en actividades tan diversas como la política, los medios de comunicación, la economía,  o el deporte.

En este último aspecto es cierto que la participación de las mujeres es cada vez mayor, sin embargo aún permean los estereotipos que les impiden desarrollarse al máximo. Por ejemplo, la participación de las mujeres en contiendas internacionales como lo Juegos Olímpicos continua con una amplia brecha de desigualdad. Fue hasta 2012, en Londres, cuando las mujeres accedieron a la participación en la competencia de boxeo y esas fueron las primeras olimpiadas en las que hubo al menos una mujer en cada una de las delegaciones presentes.

La desigualdad no sólo se trata de números, las mujeres deportistas son encasilladas en los mismos roles que discriminan por género, a pesar de su desempeño deportivo excepcional son medidas bajo los mismos estereotipos con los que nos miden a todas.

Por ejemplo las descalificaciones sobre el físico, como los casos de la gimnasta Alexa Moreno y de la tiradora Alejandra Zavala, quien incluso recibió amenazas de muerte. También se designaron las disciplinas “más femeninas”: gimnasia rítmica, nado sincronizado y softbol, según una investigación de El País.

A pesar de esto, las mujeres insisten en participar en los deportes que se consideran “masculinos”, rudos. Mujeres atletas destacan en disciplinas como tae kwan do, boxeo, tiro con arco, o artes marciales.

Está por ejemplo María del Rosario Espinoza, taekwandoí ganadora del Premio Nacional del Deporte 2012 y medallista olímpica en los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016 en donde obtuvo la medalla de plata.

Otra destacada atleta mexicana es María de los Ángeles Ortiz Hernández quien ganó la medalla de oro en la categoría de lanzamiento de bala en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Ella es también la poseedora del récord mundial de 11.13 metros el cual estableció en la competencia mundial IBC en Qatar en 2015.

Contrario a la percepción de que las mujeres se desempeñan mejor en disciplinas “más femeninas”, ellas también destacan en deportes de contacto como las artes marciales mixtas. Las luchadoras Ivana Martinenghi y Pamela Bóveda demuestran que ningún estereotipo puede detener a las mujeres de lograr lo que se proponen y hacer lo que les gusta. Ivana y Pamela son profesoras del centro de entrenamiento de MMA (artes marciales mixtas) del United Fight Center.

La  Izquierda Diario realizó una entrevista a estas dos atletas en la que entre otras cosas revelaron que la iniciativa para practicar artes marciales surgió de la vulnerabilidad que sienten por ser mujeres en el espacio público, y por otro lado, de la práctica desde la adolescencia que se volvió un hábito. Y a pesar del aumento de la participación de mujeres en estas disciplinas, la subrepresentación aún pesa, Ivana declaró que es difícil conseguir peleas porque hay pocas mujeres que compiten en América Latina.

Así es, aunque se nos perciba como seres débiles y frágiles por naturaleza, las mujeres cada día más insistimos en ser vistas de otra manera, en ser reconocidas en todos los ámbitos y defendemos nuestra presencia en todos los espacios en los que antes nos era negada. Gracias a ellas muchas mujeres en sus vidas cotidianas pueden aspirar a ocupar esos espacios. Unas a otras nos inspiramos y cada triunfo de cada mujer nos da la certeza de que podemos eso y más porque cuando una mujer se levanta, se levanta por todas.

Fotografía: Enfoque rojo

Corina del Carmen

Top