Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Christie Begnell combatió la anorexia con arte

Christie Begnell combatió la anorexia con arte

Después de cuatro años de lucha contra la anorexia, Christie Begnell encontró la cura en el arte; tras terminar una larga relación, comenzó a aumentar de peso e intentó recuperar el control de su vida haciendo dieta.

Christie Begnell

Después de cuatro años de lucha contra los trastornos alimenticios, Christie Begnell encontró la cura en el arte. Los resultados son sorprendentes ilustraciones, cada imagen representa la dura realidad que es vivir con anorexia. Las puedes encontrar compiladas en su libro, Me and My ED o en su cuenta de Instagram.

“Cuando dibujo estoy en calma y soy capaz de pensar las cosas con una mente clara y enfocada”, dijo Christie en entrevista. “El dibujo es mi salud mental. El arte contribuyó mucho al progreso que he tenido en mi recuperación”.

El viaje hacia la cura fue largo y tortuoso para esta chica de 24 años.

Christie Begnell

Cuando Christie cumplió 20 años, su vida se tornó complicada. Terminó una relación larga y su ansiedad y depresión, las cuales había padecido con anterioridad, empeoraron. Empezó a tener deseos de lastimarse a sí misma y comenzó a aumentar de peso, por lo cual ella intentó recuperar el control de algo en su vida haciendo dieta.

“Me pareció una gran distracción de todo lo que estaba sucediendo en ese momento”, dijo Begnell. “Me sentía como si estuviera girando en un mundo fuera de control y los números sobre la báscula eran lo único que podía controlar”.

Su comportamiento pronto se volvió obsesivo, y se transformó en anorexia.

Cuando todo fue más claro para Christie, supo que tenía un problema y decidió ir a terapia, en donde comenzó un diario con el fin de escribir sus pensamientos.

Luego, en mayo de 2016, la condición de Begnell comenzó a empeorar, necesitaba ayuda más intensa. Trató de internarse en un hospital público por un trastorno alimentario, pero fue rechazada porque el personal del hospital consideraba que su índice de masa corporal era “demasiado saludable”. Entonces ella, con tal de recibir ayuda, se admitió como una persona con pensamientos suicidas crónicos.

“Lo que necesitaba en ese momento era entrar al hospital donde podía mantenerme a salvo y tener el apoyo para trabajar en mi recuperación”, dijo. “Lo que recibí fue una gran cantidad de desaprobaciones del personal médico y de enfermería, afirmando que básicamente no estaba lo suficientemente enferma como para justificar la ayuda para mi trastorno alimenticio”.

Christie Begnell

Frustrada, Begnell comenzó a publicar sus sentimientos con más frecuencia, y pronto escribir se transformó en dibujos como una forma de comunicar lo que estaba luchando. “Lo usé como una forma de separar mi yo sano de mi yo desordenado”, comentó.

Este impulso para separarse de sus problemas creó a “Ana“, un nombre corto para “Anorexia”, Ana es un personaje de muchos de los dibujos de Begnell. Personificar un trastorno de la alimentación es algo muy común.

“Ana me prometió cosas que yo necesitaba en ese momento, si seguía sus reglas”, explicó. “Por ejemplo: si perdía cierta cantidad de kilos, sería amada y cuidada. A medida en que mi enfermedad empeoraba, me enredé mucho con Ana y perdí muchos de mis valores “.

Christie Begnell

Poco después, Christie comenzó a dibujar, su madre encontró una clínica privada especializada en trastornos alimentarios e ingresó a su hija en agosto de 2016. Fue hasta entonces que Begnell comenzó a recuperarse.

Algunas de las enfermeras y terapeutas encargadas de su recuperación, notaron sus ilustraciones y la animaron a compartirlas en sesiones grupales. Pronto se dio cuenta de que otras mujeres se sentían identificadas con sus dibujos.

Una terapeuta le sugirió que reuniera todas sus ilustraciones y las publicara en un libro. Fue así como este proyecto tomó forma y surgió My and My Ed.

Christie Begnell

Aunque Christie se encuentra en recuperación, dice que aun siente la presencia de “Ana”.

“Todavía tengo días en los que Ana es ruidosa, pero tengo suerte de tener una gran red de apoyo a mi alrededor que pueda ayudarme a reconocer la voz de Ana y desafiarla. Ahora publico un montón de fotos mostrando mi abultado vientre, simplemente porque Ana no quiere que lo haga”.

 Christie Begnell

Publicar esas fotos y crear sus dibujos son actos que han ayudado a esta chica a recuperarse.

“La expresión es diferente en cada persona con problemas de alimentación, pero la clave es no dejar que lo que está pasando en tu cabeza permanezca allí”, dijo. “Entre más hablemos de nuestros problemas y busquemos ayuda, más estigmas de trastornos de la alimentación se vienen abajo”.

Gabriella Nava

Top