Estás aquí
Inicio > Medio ambiente > La vaquita marina en peligro de extinción

La vaquita marina en peligro de extinción

La vaquita marina sólo es un daño colateral de la pesca inmoderada, ya que su carne carece de utilidad o valor comercial; la WWF exigió a las autoridades cerrar todas las pesquerías de la zona e instrumentar una vigilancia permanente que asegure el bienestar de los mamíferos.

vaquita marina

La vaquita marina, el cetáceo más pequeño del mundo, podría desaparecer en los próximos años ante el profundo descenso de su población en el Golfo de California, informó El País.

En los últimos 20 años, la población de esta especie cayó un 92 % y, desde hace cinco años, se considera en peligro de extinción. Ahora, por primera vez en la historia, ambientalistas y defensores de la vida animal temen que el fin de este animal en la Tierra esté cerca.

En diciembre de 2015, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) contabilizó 60 ejemplares de este cetáceo, un 40 % menos respecto al 2014, cuando la organización encontró 97 vaquitas. Esto se debe a la pesca inmoderada que hay en la región y los materiales que se utilizan para esta actividad: redes delgadas y casi transparentes en donde estas criaturas quedan atrapadas para morir ahogadas lentamente.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) dijo que lo peor es que la vaquita marina sólo es un daño colateral de la explotación humana de los mantos acuíferos, ya que su carne carece de utilidad o valor comercial. En realidad, lo que los pescadores buscan es el pez totoaba, cuya vejiga natatoria se cotiza en 8 mil 500 dólares en China.

En un comunicado de prensa, el organismo internacional explicó que, en 2013, el Presidente Peña Nieto decretó la eliminación de todas las redes agalleras usadas para pescar camarón para luego sustituirlas por materiales que no atrapen vaquitas. Dicha estrategia incluía la compensación de las comunidades pesqueras afectadas por un monto de 70 millones de dólares, pero las medidas fueron insuficientes por falta de continuidad y supervisión en el proyecto.

Ante este panorama, la WWF exigió a las autoridades mexicanas cerrar todas las pesquerías de la zona e instrumentar una vigilancia permanente que asegure el bienestar de estos mamíferos. Una vez que la Gendarmería Ambiental haya probado que el animal no esté en peligro, recomienda abrir de nuevo los comercios y educar a la población sobre la importancia de una industria sustentable.

Fotografía: Fondo Mundial para la Naturaleza

Redacción 

Top