Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > La (indignante) sentencia de amparo a favor de un pederasta

La (indignante) sentencia de amparo a favor de un pederasta

Fiscalía de Veracruz ya declaró en un comunicado que “difiere de manera contundente del criterio aplicado por Anuar González”; el juez, Anuar González, se declaró impedido por un conflicto de interés.

Diego Cruz los porkys

En enero del 2015, cuando Daphne Fernández tenía 17 años, fue abusada sexualmente por cuatro hombres abordo de una camioneta en Boca del Río Veracruz.

A más de dos años de  que ocurrió el delito, Daphne aún no obtiene justicia. Uno de los cuatro violadores, Diego Cruz Alonso, fue amparado por el juez Tercero de Distrito de Veracruz, Anuar González, quien ordenó absolver y liberar a Diego Cruz acusado de pederastia. Determinó que no hay evidencias para sostener el juicio en su contra.

El juez determinó en la sentencia que si bien es cierto que Daphne declaró que Diego, junto a con sus amigos, le “tocó los senos, le metió sus manos debajo de la falda, [Cruz] por debajo del calzón y se los introdujo en la vagina“, no observó una intención “lasciva” ni de “copular“. Por lo que concluyó que no considera lo sucedido como un acto sexual, sino un “roce o frotamiento incidental“. 

Pueden leer la sentencia completa aquí.

Otro de los lamentables argumentos utilizados por el juez, fue que, a su percepción, Daphne no se encontraba indefensa en el momento de los hechos. Aún cuando ella se encontraba sola con cuatro hombres dentro de una camioneta.

Según el código penal de Veracruz, la pederastia ocurre contra quien “sin llegar a la cópula, o a la introducción vaginal […] abuse sexualmente de un niño, niña o adolescente […] agraviando su integridad física o moral […] Aprovechándose de su ignorancia o indefensión“.

Daphne se sometió a un peritaje psicológico para acreditar sus declaraciones, de hecho este peritaje arrojó que “la víctima presenta alteración emocional a consecuencia de los hechos que refiere, afectaciones corporales y emocionales acordes a la dinámica del evento descrito por la víctima”, es decir, Daphne no miente.

Pero el juez Anuar González decidió que “no se encuentra acreditada la totalidad de los elementos del delito de pederastia que se atribuye al quejoso”, para él las declaraciones explícitas de lo que Diego y los demás ‘Porkys’ hicieron con Daphne, así como el peritaje psicológico en el que ella demostró haber sido víctima de abuso sexual, no son pruebas suficientes para culpar a Diego Cruz por pederastia, ya que palabras más, palabras menos, no hubo “intención de copular”, por lo que no se puede tratar de abuso sexual y por ende no hay pederastia.

Porque seguramente lo que Diego quiso hacer al tocarle los senos e introducirle los dedos a la vagina, era una consulta ginecobstétrica y para nada quiso abusar de ella. Y así de sencillo el juez le otorgó el amparo, con el que el imputado podría salir en libertad.

El colmo de la situación es que este juez, Anuar González, tiene estudios en género, se supone que está capacitado para estos casos, pero ya comprobamos que no es así. Aquí pueden revisar su ficha biográfica como funcionario, en donde se observan varios cursos y talleres referentes al género y discriminación, así como en derechos humanos. Conocimientos que le no sirvieron de nada.

Esto por supuesto ha creado gran indignación entre la población, en redes sociales y prensa, incluso la misma Fiscalía de Veracruz ya declaró en un comunicado que “difiere de manera contundente del criterio aplicado por Anuar González”. Incluso declaró que “en consecuencia, se hará uso de los recursos y facultades contempladas por la Ley, a fin de que no tenga lugar impunidad y defender los derechos de la víctima, para lo cual se dará vista a un tribunal de Alzada”.

Esto quiere decir que no todo está perdido en el caso Daphne. Aunque el acusado, Diego Cruz, obtuvo un amparo que instruyó su libertad, permanecerá encarcelado hasta que la Fiscalía del estado impugne este fallo y tenga que resolverse en un tribunal colegiado.

¿Qué podemos hacer? Presionar a la Fiscalía de Veracruz para que impugne el fallo y así Diego Cruz no salga en libertad dejando impune el caso.

Incluso la ONU expresó su preocupación por los altos niveles de impunidad en México en materia de violencia sexual y la interpretación judicial que permitió otorgar el amparo a Diego Cruz, uno de ‘Los Porkys’.

La representante de ONU Mujeres, Ana Güezmes, expuso que “con el respeto a la autonomía de las autoridades mexicanas sí expresamos nuestra preocupación porque efectivamente es un caso emblemático y sí nos sumamos a esta idea de justicia para Dafne. Sabemos que ha sido valiente y nos gustaría hacer un llamado a que se revise esta sentencia y esta manera de interpretar la violencia sexual”.

En tanto, el juez que dio pie a que la pederastia sea impune toda vez que el violador argumente que “no hubo intención lasciva ni de copular”, se declaró impedido por un conflicto de interés al ser víctima de ataques hacia él y su familia, pues, aseguró, que cualquier sentencia que dicte en el caso de Enrique Capitaine, otro de ‘Los Porkys’ ya sea favorable o contraria a sus peticiones, será cuestionada por la sociedad.

Expresó que “diversos medios de comunicación y en redes sociales, han hecho una exposición masiva no sólo de mi persona sino también hacia mi esposa e hijas, lo cual va más allá de lo estrictamente profesional en mi función de juzgador federal”.

No sin antes, el Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, suspendió de manera indefinida al funcionario “ante su notoria ineptitud” por lo que inició una investigación administrativa para revisar su actuación como titular de Juzgado Tercero de Distrito en el estado de Veracruz. Esto quiere decir que el Consejo no revisará el fondo de la resolución por la que se consideró que Diego Cruz “no tuvo intención de copular con la menor Daphne”, sino únicamente se concentrará en revisar que el expediente no contenga irregularidades como desaparición de pruebas, firmas que no coincidan o actuaciones no publicadas, entre otras.

Y sí, cuestionamos su ética, más no compartimos la idea de las personas que opinan que “hay que hacerle lo mismo a su esposa e hijas para que piense mejor si fue abuso sexual”. Vamos, no buscamos un ojo por ojo, buscamos justicia para Daphne. Y no, no debemos castigar el cuerpo de otras mujeres para “vengarnos” de un hombre.

La justicia no llegará hasta que los funcionarios encargados de su impartición en México hagan bien su trabajo, y dejen de beneficiar al victimario, porque no se trata de beneficios o de privilegios, se trata de los derechos humanos de una persona, en este caso, Daphne. Derechos que fueron violentados, ni más ni menos.

Gabriella Nava

Top