Estás aquí
Inicio > Opinión > La igualdad es el objetivo, no el camino (el feminismo explicado con manzanas)

La igualdad es el objetivo, no el camino (el feminismo explicado con manzanas)

El feminismo, lidia con problemas específicos que un grupo enfrenta y el otro no; ¿por qué castigarías al grupo más débil y en condiciones más precarias por las acciones del grupo más fuerte?

manzanas verdes

Por más que uno lo explica hay quien no entiende: la igualdad es el objetivo, no el camino. Tratar a todos por igual no resuelve las desigualdades en las que los individuos o grupos se encuentran o son arrastrados. Si tienes dos grupos de 10 personas, uno donde nadie tiene comida, y otro donde cada individuo tiene una cesta de alimentos, y tú tienes 10 cestas de alimentos para regalar, sería una tontería dividirlas ‘igualmente’ y dar 5 cestas a cada grupo.

No, tú le das las 10 al grupo que no tiene ninguna para que cada una de las 20 personas tenga una cesta de comida. La medida correcta no es una repartición equitativa, la media correcta es enfocarse en el grupo que está en peores condiciones para que, mediante un reforzamiento positivo, queden todos iguales.

Eso es lo que hace el feminismo, lidia con problemas específicos que un grupo enfrenta y el otro no, y por lo mismo no tiene por qué enfocar sus esfuerzos en aquellos que no necesitan de su trabajo.

Ahora, puede que el grupo que sí tiene comida tenga otros problemas no relacionados con comida, como por ejemplo que no tenga ropa, pero eso no significa que debas darles la comida que no necesitan y que otros sí para compensarles por aquellos problemas no relacionados con comida. Porque el hecho es que tú lidias con el problema de la comida y ellos ya tienen y el otro grupo no, y eso es en lo que debes enfocarte.

Menos aún si el grupo que sí tiene comida la ha obtenido privando de comida al grupo que no tiene. No resolverías nada repartiendo la comida entre ambos, pues mantendrías y perpetuarías una situación de desigualdad y además recompensarías el abuso de un grupo sobre otro. O si su problema de ropa viene de que un tercer grupo más fuerte o afortunado que tiene tanto comida como ropa se las ha quitado, ¿por qué castigarías al grupo más débil y en condiciones más precarias por las acciones del grupo más fuerte?

Lo lógico sería redistribuir los recursos totales de manera que todos cuenten con sustento y comodidades básicas, pero si el grupo más acomodado no quiere renunciar a ninguno de sus privilegios en favor de los demás, los pocos recursos que tengas disponibles deberán seguir yendo al grupo más vulnerable, y la falta de recursos para ayudar al grupo del medio no será culpa o responsabilidad ni tuya ni del grupo más vulnerable, sino del egoísmo del grupo más acomodado, y es a aquel, y no al grupo más vulnerable que apenas tiene para sobrevivir, o a ti, a quienes el grupo del medio debería cuestionar.

Tampoco puedes exigir que el grupo que no tiene comida trabaje o se esfuerce de la misma manera que los grupos que sí tienen esos recursos, especialmente si esa situación se ha dado por un tiempo prolongado. La falta de comida debilita y tiene consecuencias a corto y largo plazo. Si por mucho tiempo un grupo cuenta con sustento para cada uno de sus miembros y otro no, obviamente la brecha entre ambos, entre su rendimiento, capacidades y frutos sólo va a aumentar ya que uno está en condiciones mucho mejores que el otro.

Podemos ver que el grupo más vulnerable no tiene poder alguno sobre los otros dos. Podemos ver también que la ayuda que se provee al grupo vulnerable es una ayuda específica que sólo necesitan ellos, y que es una medida de emergencia.

Y por eso es que el feminismo se enfoca en las mujeres, y que el feminismo interseccional toma en cuenta todas las formas en que ellas se ven discriminadas, y todas las formas en que una persona en particular puede verse afectada por diferentes corrientes de opresión, o disfrutar de diferentes privilegios que provienen de diferentes tradiciones o convenciones sociales.

 Felipe Oliva A.

2 thoughts on “La igualdad es el objetivo, no el camino (el feminismo explicado con manzanas)

Comments are closed.

Top