Estás aquí
Inicio > Opinión > La campaña machista de Fundación Televisa contra el sexting

La campaña machista de Fundación Televisa contra el sexting

De los creadores de “¿ibas sola?” y “de seguro iba vestida provocativamente”, llega: “Respétate. Cuidado con lo que compartes”; ¿Para cuando un póster que invite a respetar la privacidad y la confianza de las mujeres?

Casi estamos a la mitad del 2017 y la sociedad sigue culpándonos de toda violencia ejercida sobre nosotras.

Esta vez Fundación Televisa lanzó una campaña para erradicar el sexting, la práctica sexual consensuada entre dos personas vía mensajes de texto, en la que pueden incluirse fotografías o videos de ambas partes.

De los creadores de “¿ibas sola?” y “de seguro iba vestida provocativamente”, llega: “Respétate. Cuidado con lo que compartes”.

 

Con esta campaña buscan erradicar esta práctica para evitar más casos de cyberbullying, acoso e incluso pornografía infantil en las redes. Digamos que la intención final es buena.

Pero las formas siguen siendo misóginas, ¿por qué si el sexting es consensuado tienen que reiteradamente culpar a la víctima?

Pues claro, eso nos pasa por putas, por andar tomándonos fotos y andar de calientes. ¿Y cuál es la solución? echarnos la culpa.

Esta campaña está lejos,  muy lejos, de promover el respeto hacia la intimidad de las personas.

En cambio culpa a las mujeres por el deseo de vivir su sexualidad libremente en vez de señalar a los victimarios, a los verdaderos responsables de violentar a quienes les confían cosas tan íntimas como la fotografía de su cuerpo desnudo.

Es más, su campaña contempla “manuales” para que los padres estén al pendiente de lo que sus hijas e hijos suben a la red, pero eso sí, jamás se les ocurrió hacer información para alentar a los padres a promover un uso ético y de respeto de las fotografías o videos íntimos que podría compartirles su pareja.

Es decir: les decimos a las niñas que no hagan sexting, y no le decimos a los niños que no compartan fotografías que les fueron enviadas para su uso personal.

El sexting es una práctica muy común, sobre todo con el auge de las redes sociales, el famoso “send nudes”. ¿Por qué espantarse? ¿Por qué querer erradicarlo? ¿Por qué no mejor inculcar el respeto?

El sexting no es “una manera en la que te faltas al respeto” porque para empezar el respeto no se tiene que ganar. Erradiquemos la idea de que para ser respetadas “como mujeres”, tenemos que “comportarnos apropiadamente”.

El respeto debe brindarse de persona a persona, sobre todo si hay un consenso entre ambas de compartir su intimidad en mensajes y fotografías.

El hecho de que las mujeres expresen libremente su sexualidad sigue siendo un estigma en la sociedad y eso afecta más su vida que las mismas fotografías en sí.

Nosotras también tenemos derecho a disfrutar de nuestra sexualidad, de elegir libremente con quién sí y con quién no.

¿Para cuando un póster que invite a respetar la privacidad y la confianza de las mujeres?

Gabriella Nava

Top