Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > #JustSaySorry: la protesta contra la indiferencia de las universidades en casos de abuso sexual

#JustSaySorry: la protesta contra la indiferencia de las universidades en casos de abuso sexual

Wagatwe y Kamilah, activistas feministas, exigieron a las universidades que se disculpen con sobrevivientes de violencia sexual; en México alumnas de la UAM-X también hicieron visible la violencia sexual que viven en las aulas.

harvard

El pasado 8 de agosto las activistas feministas Wagatwe Wanjuki y Kamilah Willingham iniciaron la campaña #JustSaySorry en la que exigen a sus respectivas universidades que se disculpen por haberles fallado a las sobrevivientes de violencia sexual.

Tanto Wanjuki como Willingham son fundadoras de la asociación civil Survivors Eradicating Rape Culture, la cual se dirige a la visibilización de las experiencias y necesidades de las sobrevivientes de violencia más marginadas para cambiar las normas culturales y prevenir la violencia de género. Ellas buscan la erradicación de la violencia a través de la eliminación de sus orígenes.

La campaña #JustSaySorry inició debido a que estas activistas reflexionaron sobre la respuesta de las universidades ante sus propios casos de violencia sexual. Wagatwe de la Universidad Tufts y Kamilah de la Facultad de Leyes de la Universidad de Harvard son sobrevivientes de violencia sexual, ambas fueron ignoradas por las autoridades de sus universidades cuando levantaron la voz.

En un video Kamilah Willingham relató su experiencia cuando sufrió abuso sexual por parte de uno de sus amigos cercanos, un semestre antes de graduarse. Ella y una de sus amigas denunciaron en incidente, sin embargo, aunque Harvard abrió una investigación, y se halló al culpable, éste no obtuvo ninguna sanción, por lo que Willingham sintió la necesidad de tomar las redes sociales y exigir a la universidad que al menos reconozca su mala actuación y pida disculpas.

En el marco de esta campaña, estudiantes de diferentes universidades quemaron prendas representativas de estas instancias para manifestar su indignación ante la indiferencia institucional frente a la violencia de género. Estas acciones comenzaron inspiradas en Wagatwe Wanjuki, quien simbólicamente quemó su camisa de la Universidad Tufts con la misma exigencia hacia esta institución. Cada semana Wagatwe y Kamila continuarán con la quema de artículos en reiteración de sus demandas.

Wagatwe W. denunció que había sido abusada por un estudiante del campus ahí mismo, las autoridades también en este caso fueron omisas. El agresor se graduó en tiempo y forma, mientras que ella fue expulsada, estuvo bajo licencia académica debido al cuadro depresivo en el que se encontró después del ataque, y no recibió apoyo por parte de su universidad.

En la página del proyecto detallaron que una encuesta realizada a 647 presidentes de universidades en Estados Unidos en 2015 por el sitio Inside Higher Ed, reveló que un 32 % de los directivos estuvieron de acuerdo en que el abuso sexual en los campus universitarios es un problema, sin embargo sólo 6 % de ellos reconocieron que éste es un problema en su propio campus.

En México esto también pasa. Recientemente alumnas de la Universidad Autónoma Metropolitana campus Xochimilco (UAM-X), levantaron la voz ante el acoso sexual que vivieron durante años en silencio en las aulas universitarias y erigieron un muro en el que denunciaron a sus acosadores, entre los que se encontraron maestros de la institución. Las autoridades universitarias también minimizaron las denuncias de las alumnas y retiraron las denuncias publicadas en los muros de la universidad.

Fotografía: Survivors Eradicating Rape Culture

Redacción

Top