Estás aquí
Inicio > Mujer ilustre > Heroínas noventeras

Heroínas noventeras

Estos tres personajes femeninos rompieron los paradigmas de la época a través de la narrativa de las series en las que aparecieron; aunque Clarissa no era una feminista declarada resolvió sus problemas capítulo tras capítulo sin que un príncipe azul la rescatara.

xena

Marcaron a toda una generación. Estas mujeres que protagonizaron las más grandes batallas en televisión eran inteligentes, fuertes,  audaces, divertidas, y sí… ¡eran lo mejor de lo mejor en los 90!

Es posible que en la actualidad existan nuevos personajes donde el papel de la mujer se vea mejor trabajado, como Furiosa en la cinta Mad Max, Katniss Everdeen en The Hunger Games, o Mérida en Brave sin embargo, para aquellas que crecimos en la época noventera, recordamos a unas cuantas heroínas que nos hacían querer ser como ellas.

Xena: la princesa guerrera

Es indudablemente la más ruda y fuerte. ¿¡Cómo no recordar la canción de inicio donde veíamos a Xena al lado de Gabrielle combatiendo contra todo un ejército de malos!?

En los tiempos de los dioses antiguos,

jefes militares

y reyes;

una tierra confundida pedía a gritos un héroe.

Xena, la princesa guerrera.

Ella era Xena, una poderosa princesa forjada en el calor de la batalla

-Protagonista: Lucy Lawless.

El poder… la pasión… y el peligro.

Su valentía cambiará el mundo.

Claro que tiene muchos puntos qué debatir en cuestión de trama y  el atuendo de las protagonistas (nunca entenderé cómo podía protegerla esa armadura/vestido pero, tampoco podría explicar cómo es que funcionaba su aro de metal como boomerang y nunca se cortaba los dedos) .

Es importante señalar que Gabrielle comenzó como la campesina miedosa e ingenua que necesitaba de su amiga Xena para que la defendiera; al conocer a las amazonas pudo convertirse en una de ellas y logró evolucionar a una mujer empoderada y autosuficiente. Más adelante en la serie, pasó de ser la amiga indefensa de Xena a ser de gran ayuda  —además de que sostenían una relación ambigua.

Nunca se aclaró si se trataba de personajes bisexuales o no, quizás éste fue un gancho para mantener a la audiencia cautiva, y lo logró. Xena es considerada como ícono de la comunidad lésbica, también se ha tomado como referencia para escribir ensayos o artículos académicos como Xena, Warrior Princess, or Judith, Sexual Warrior? y The Search for a Liberating Image of Women’s Power in Popular Culture de Kim Toley.

Clarissa lo explica todo

Ésta fue la primera serie estadounidense para un público preadolescente donde el personaje principal es una mujer. Se trata de la vida de una joven, Clarissa. Su mamá trabaja como maestra en un museo, su papá es arquitecto, tiene un mejor amigo y confidente, Sam Anders, con el que no existe atracción de ningún tipo (rompiendo la creencia que hombres y mujeres no pueden ser sólo amigos) y por supuesto, el detestable hermano menor: Ferguson.

Quizás en su momento no comprendíamos que estábamos viendo una serie distinta a las demás y hasta cierto punto transgresora para su época, de hecho Clarisa lo explica todo, fue estrenada en 1991 y fue hasta 1995 que se convocó la famosa Convención de Beijing orientada a eliminar los obstáculos a la participación de la mujer en todas las esferas de la vida pública y privada.

Clarissa lo explica todo

Si bien no se trata de una joven activista feminista que lucha por erradicar la violencia de género, sí de una chica que se enfrenta a diversas aventuras y dilemas que logra resolver sin que un príncipe azul la salve o una hada madrina le arregle la vida.

Existe un diálogo entre Clarissa y su mamá donde le pide ayuda porque no sabe qué aconsejarle a un lector de la revista donde colabora quien le escribió que se encuentra en depresión.

Clarissa: -Me preocupa, ¡no sé qué hacer, no sé qué decirle!

Mamá- ¿Qué le dirías a Samuel o a Olivia si vinieran a contarte un problema así?

Clarissa: -A lo mejor los mandaría a hablar con alguien que supiera más de esas cosas que yo. Un experto que supiera de lo que habla.

Mamá- Oye, esa solución es razonable.

Clarissa: -¡Pero es sacarle la vuelta!

Mamá- Clarissa no puedes resolver los problemas del mundo tú sola.

Clarissa: -Dímelo tú.

Mamá- Pero sí puedes darles orientación.

Clarissa: -Sí… haré que se ayude él mismo, encontrar quién lo asista, hasta le daré números a dónde llamar.

Mamá- Así le haría saber que alguien se ocupa de él.

Clarissa: -Genial consejo mamá, voy a proponérselo a él también.

Mamá- Eso es pensar hija… (…)

Esta serie era para un público joven. Si bien no era una guerrera, la protagonista tenía como meta convertirse en periodista, la temática se conducía en ese sentido en vez de enrolarse en temas de amor romántico. Es por eso que se puede considerar como una heroína. Nos salvó (mientras duró) de preocuparnos por ser bonitas y gustarles a los chicos.

Daria

Es la serie de una adolescente bastante sarcástica, Daria Morgendorffer, cuyo personaje habla por sí mismo de por qué es una chica digna de recordar por su complejidad.

DariaDaria era una joven que constantemente ponía en cuestión la autoridad de sus padres y profesores de una forma en la que evidenciaba lo contradictorios que eran. No se preocupaba por cumplir con un estándar de belleza, tener novio, casarse, tener hijos ni cualquier otra convencionalidad típica de una joven promedio.

Irreverente, ácida y crítica, así es este personaje femenino que es por mucho uno de los más singulares de la televisión ya que cuestiona los estereotipos que existen en la sociedad occidental.

Si bien no combate contra el mal, ni hace del mundo un lugar mejor, Daria nos enseñó a ver nuestro entorno de otra forma. Quizás siendo niñas no apreciamos del todo la serie, pero quienes fueron adolescentes en ese momento pudieron cuestionar el mundo e identificar que los personajes que se plasmaron en la pantalla son el reflejo de gente que tenemos  en nuestros círculos sociales.

Haber tenido la suerte de crecer con estos personajes hace que nos cuestionemos sobre lo que consumimos de niñas. Claro que no son protagonistas pensadas para ser  feministas o que estén libres de algún mensaje patriarcal, pero de alguna manera fueron parte de nuestro entretenimiento y las recordamos porque de algún modo rompieron paradigmas y fueron parteaguas para que se escribieran nuevas historias con personajes más arriesgados.

Alejandra Hernández: @Alejandra_Her_

Top