Estás aquí
Inicio > Deportes > “No hablan de mi éxito, sino de mi hijab”

“No hablan de mi éxito, sino de mi hijab”

Kubra Dagli ganadora del oro en el Campeonato Mundial de de Taekwondo Poomsae en Lima causó polémica por usar hijab al competir; a partir de 2013 el primer ministro turco Recep Tayiyip Erdogan eliminó la prohibición sobre este velo.

kubra entrena con hijab

“No hablan de mi éxito, sino de mi hijab. No quiero eso. Nuestro éxito debe ser discutido. Nos esforzamos mucho, hicimos a nuestro país y a nuestro equipo campeones, ese es nuestro orgullo”, dijo en redes sociales la taekwondoí Kubra Dagli, ganadora del oro en el Campeonato Mundial de Taekwondo Poomsae en Lima, Perú.

Su declaración se refiere a la polémica que se levantó en su país al competir usando un hijab (velo que cubre el cabello y el cuello de las mujeres) lo que originó críticas tanto a favor como en contra del uso de esta prenda.

Por un lado, se le acusa de usar el hijab ya que después del proceso de secularización en Turquía algunas personas encuentran esta prenda retrógrada. Por su parte, el ala conservadora critica a la atleta por sus movimientos durante las competencias, reportó The Independence.

A partir de 2013 el primer ministro turco Recep Tayiyip Erdogan eliminó la prohibición sobre este velo después de que estuvo vetado desde la década de los años 80, cuando se prohibió su uso en oficinas de gobierno, hospitales, universidades y escuelas, informó una investigación de National Geographic (NatGeo).

Shalina Litt, una locutora musulmana de radio que vive en Birmingham, Inglaterra, manifestó que para ella el uso del hijab es una expresión de fe y modestia, pero que reconoce que vive en el mundo real donde, cuando tiene que ir al aeropuerto y es hora de revisión se levanta el velo sin importar si es frente a un hombre o mujer, dijo en entrevista a NatGeo.

El hijab es difetente al burka, al chador y al niqab. El primero se trata de un velo que no cubre el rostro, al igual que el chador, mientras que el burka y el niqab cubren todo el rostro dejando sólo una rendija para los ojos.

Redacción

Top