Estás aquí
Inicio > Ciencia y tecnología > DIY: Vuélvete una con el taladro

DIY: Vuélvete una con el taladro

Antes de iniciar, conoce las funciones que tiene el taladro y el equipo adicional que requiere para operar; recuerda que la seguridad es primero, así que siempre usa lentes y guantes protectores, además de nunca trabajar donde haya instalaciones eléctricas. 

Una mujer está sacando unos clavos sobre una tabla de madera en la que hay un taladro y una cinta métrica

Si fuiste a una secundaria pública, recordarás que los talleres de carpintería y electrónica estaban repletos de hombres, mientras que las mujeres estaban en preparación de alimentos o en alguna actividad artística. Gracias a esa ridícula división, seguramente alguna vez escuchaste a una mujer preguntar: “¿No tendrás un amigo, primo o hermano que me ayude a colgar un cuadro o poner una repisa?”. Si nunca estuviste en contacto con algún taladro, no te preocupes, aquí tienes una guía básica de cómo usarlo:

Identifica tu taladro

taladro eléctrico

Hay muchos tipos de taladros, pero el eléctrico es el más común para uso doméstico. Lo primero que tienes que hacer es examinar sus partes y mecanismos mientras el aparato esté desconectado.

Selector de percusión: normalmente, se trata de una pequeña palanca que se ubica en la parte superior del taladro, tiene la capacidad de moverse en dos direcciones:

  • Con percusión: úsalo sólo cuando tengas que taladrar una pared, lo reconocerás porque, por lo común, se le representa con la imagen de un martillo.
  • Sin percusión: es útil para madera, metales y otros materiales afines.

Regulador de velocidad: varía dependiendo del material que se quiere perforar; entre más duro y frágil sea éste, la velocidad será menor.

Interruptor: sirve para encender el taladro; por lo regular, está al lado del regulador de velocidad.

Cambio de marcha: si al momento de taladrar se atora la broca, basta con presionar este botón para que gire en sentido contrario, así podrás desatorarla sin dañar la perforación que hiciste.

Portabrocas: es el lugar donde se introduce la broca. Actualmente, existen algunos taladros en donde la broca se coloca en automático cuando se presiona un botón, pero en la mayoría se debe introducir una llave especial dentro de un hueco para colocar este utensilio.

Diferentes tipos de brocas 

Aunque hay algunas que son universales, es recomendable utilizar aquellas que fueron diseñadas de modo específico para trabajar en ciertos materiales. Existen de muchas clases y formas; por ejemplo, para cristal o azulejos, pero su uso requiere de un poco más de práctica y precisión para no maltratar las superficies donde se trabaja.

brocas

Las más usadas son:

1. Para madera: tienen un pico en el centro que sirve para dar mayor precisión.

2. Para hierro: se reconoce con facilidad porque es de color plateado oscuro.

3. Para hotmigón: la podrás identificar porque su punta se asemeja a una pequeña lanza.

Taquetes y tornillos

Para cada broca hay un tornillo y un taquete especial de acuerdo con sus características. En cuanto al taquete, éste indica la profundidad con la que se perforará la superficie, por lo que deben corresponder entre sí; si lo colocas en la broca podrás hacer un cálculo aproximado de cuándo parar de taladrar. En cambio, el tornillo debe ser más grande que el taquete para su uso final.brocas, taquetes y tornillos

Antes de comenzar, ¡prepárate!

La seguridad es primero, así que procura siempre llevar puestas unas gafas protectoras. Asimismo, es importante que en el espacio donde se vaya a realizar una perforación no haya conexiones eléctricas.

Trata de mantener el taladro firme cuando trabajes en algún muro. No olvides que éste debe estar en la modalidad de “percusión”.

Busca una repisa que proporcione un buen soporte cuando trabajes con algún otro material que no sea pared. Recuerda que en estos casos el taladro debe estar en el modo de “no percusión”.

Una vez que cuentes con todos los materiales necesarios, marca la broca con un plumón para saber la profundidad de la perforación. De la misma manera, indica en la superficie el punto exacto dónde se quiere agujerar.

Con el taladro desconectado,  gira el portabrocas en sentido contrario a las agujas de reloj e introduce la broca con la llave especial hasta que quede bastante firme.

¡Conecta y taladra! 

Sujeta con firmeza el taladro, pero presiona el interruptor con suavidad hasta que tengas mayor estabilidad y control.

Una vez que termines, desconecta el taladro sin tocar la broca, ya que está caliente; espera un momento a que se enfríe para retirarla y limpiar el resto del equipo.

Introduce el taquete en el agujero recién perforado, es posible que necesites un martillo para apoyarte en esta labor. Después coloca el tornillo y apriétalo con un desarmador.

Eso es todo, recuerda que la práctica hace al maestro.

Tips para tomar en cuenta: 

  • A menos que sea madera, utiliza una broca pequeña cuando quieras hacer un hoyo grande.
  • Si realizas más de una perforación en un lapso reducido de tiempo, saca la broca con regularidad y déjala enfriar.
  • Cada que se trabaje con madera, la broca tendrá que estar bien afilada.

Laura Morelos: @ZgraverobberZ 

Top