Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Feminismo en el mundo del cómic

Feminismo en el mundo del cómic

El feminismo como una advocación social, política, legal y económica que busca la equidad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres; Wonder Woman se convirtió en un símbolo de cambio para las niñas de la época.

wonder woman

En la actualidad la palabra “feminismo” es comúnmente usada, pero poco entendida por gran parte de las personas. Si por mera curiosidad se escribe en algún buscador la encontramos definida como la doctrina y movimiento social relacionada con el reconocimiento de las capacidades y derechos de las mujeres que tradicionalmente han estado reservados para los hombres; y resulta “coqueto” tratar de entender esta idea circulando por la red cuando no tenemos ninguna fuente o comparativa real.

Kelly Thompson, escritora de La chica que quería ser rey,  define el feminismo como una advocación social, política, legal y económica que busca la equidad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres. Es en este tipo de definiciones que podemos ver el feminismo como algo positivo para todos, hombres y mujeres por igual, dejando clara la falta de entendimiento que aún se tiene por este tipo de ideas. La problemática actual se refleja en el cómic americano de una manera particular, no sólo en el desarrollo y representación que se tiene de los personajes femeninos, sino de los equipos creativos que se encargan de manejarlos, ya que muchos son iconos del desarrollo de la mujer dentro del sector.

Tomemos como ejemplo el caso de Wonder Woman: en 1941 con la publicación de All-Star Comics #8 se marcó un antes y un después en la industria durante la época dorada del cómic americano con la aparición de Diana de Temyscira, la mitología del personaje cuenta cómo fue creada de arcilla por su madre Hyppolita y fue bendecida por los dioses griegos para que adquiriera vida y se convirtiera en la primer amazona en ser concebida sin un hombre. Educada por las habitantes de la Isla Paraíso en las artes de la guerra, la paz y el amor, rápidamente se convirtió en un símbolo de cambio al ser ideada por William Marston y Elizabeth Marston, su esposa y cocreadora, con la intención de que ésta fuera una figura positiva que pudiera influir en las niñas de la época.

Actualmente el personaje cuenta con setenta y cuatro años de publicación, durante los cuales en mayor o menor medida ha desempeñado su papel como modelo, soportando relanzamientos, cambios de atuendo, enfoques y equipos creativos que de manera acertada en muchos casos ayudaron a enriquecer la imagen positiva del personaje, o al menos eso es lo que se podría esperar.

Tres años después del relanzamiento editorial conocido como Los nuevos 52 por parte de DC Comics, se anunció el cambio de equipo creativo para la amazona: David Finch y su esposa, la escritora Meredith Finch, que resultó más que curioso para varios debido a la poca experiencia con la que contaba ella dentro del mundo del comic y la tendencia del dibujante por sexualizar a la mayoría de los personajes femeninos que se le asignaban. Estas señales no serían más que la antesala para algo mayor, ya que durante una entrevista realizada para promocionar este relanzamiento el dibujante comentó lo siguiente:

“Creo que ella es hermosa (Wonder Woman). En verdad, y hemos hablado mucho sobre ello, queremos asegurarnos de que en el libro se le trate como un ser humano, siendo respetuosos del hecho de que representa algo más. Queremos que sea fuerte, no quiero decir feminista, pero un personaje fuerte. Bella y fuerte”.

Queda claro que el dibujante no quiere usar el término “feminista” para describir al personaje al percibirlo como algo negativo para su concepción, ya sea debido al poco conocimiento que se tiene sobre el término o a la connotación que pueda tener para muchas personas en la actualidad.

¿Por qué es importante que un escritor o dibujante conozca el término feminismo? Por lo que representa y por el alcance que pueden tener las ideas de equidad como ésta expuestas en medios masivos. En la actualidad las dos grandes editoriales que dominan el mercado publican diez y nueve títulos (respectivamente) cuyos protagonistas son mujeres, sin tomar en cuenta temáticas de equipo como Avengers o JL. Es importante darle un enfoque correcto a estos, uno que sólo puede dar una persona familiarizada con el tema sin que se encuentre necesariamente ligado con su género.

Ejemplos de esto hay muchos, con personajes como Spider Gwen, cuyo equipo se compone del escritor Jason Latour y el dibujante Robbi Rodriguez, donde se demostró cómo se puede llevar un título al éxito comercial y de critica siempre que se dé la oportunidad de desarrollar a los personajes de índole feminista de una manera correcta, que resultan atractivos para hombres y mujeres por igual.

El argumento en general afirma que el cómic es un medio enfocado para los hombres, y que por esa razón términos como feminismo pueden resultar violentos y deben ser evitados a toda costa, quizá eso aplicaba antes, pero con la apertura que se da en la actualidad en todos los ámbitos de la sociedad para lograr la equidad entre géneros, el cómic ahora apela a una audiencia mayor compuesta por hombres y mujeres por igual. Los autores tienen ahora la necesidad de representar de manera justa y a la par a todos sus personajes, lo que resulta en beneficio para el lector y para una industria que hoy, gracias a la televisión y al cine, experimenta un nuevo auge.

Eduardo Galindo: @Eduardo1909

Arquitecto entusiasta de la historia, el dibujo y los cómics.

Top