Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Ella, fantasma: relatos espectrales de escritoras del siglo XIX

Ella, fantasma: relatos espectrales de escritoras del siglo XIX

Charlotte Brontë, Virginia Woolf, Charlotte Perkins Gilman y Margaret Oliphant son sólo cuatro de las 14 autoras cuyos textos componen esta antología de autoras; no es de extrañar que las mujeres sintieran fascinación ante estos entes, siendo ellas también invisibles e inaudibles para la sociedad.

casa embrujada

“Parecían como figuras estampadas en el libro verde de la naturaleza, esas mujeres, con sus cegadores tocados y collares. Pero para los muertos no era mejor envidiarlas, y para las mujeres (y los amantes) no era mejor apiadarse de los muertos”.

—Gertrude Atherton, La muerte y la condesa.

¿Qué es un fantasma? La antología de cuentos escritos por mujeres del siglo XIX Ella, fantasma, publicada por Ediciones Cal y arena, y con prólogo, selección y traducción de Sebastián Darío Beringheli, pretende responder en parte a esa pregunta. Charlotte Brontë, Virginia Woolf, May Sinclair, Charlotte Perkins Gilman, Margaret Oliphant y Amelia Edwards son sólo seis de las catorce autoras cuyos textos componen esta antología de autoras que, en su mayoría, rompieron con la imagen estereotípica de la mujer del siglo XIX.

Amelia Edwards, novelista, periodista y una de las egiptólogas más importantes de su tiempo; Margaret Oliphant, quien logró criar a sus tres hijos únicamente con su trabajo de escritora en una época en la que ser una madre autónoma era algo insólito; Edith Wharton, quien tuvo romances con la poeta Mercedes Acosta y la cantante de ópera Camilla Chabbert; y Eliza Lynn Linton, periodista y ferviente opositora al movimiento feminista en contraste con Edith Nesbit, Virginia Woolf, Charlotte Perkins Gilman, Elia Wilkinson Peattie y May Sinclair.

Si bien los fantasmas están siempre a la orden del día en cada uno de los relatos, no son iguales entre sí. En “El cuento de la vieja niñera” una mujer narra los extraños acontecimientos que le ocurrieron en una mansión acosada por un órgano que suena sin ser tocado, y una niña que suplica la dejen entrar. En “La boda de John Charrington” un hombre promete casarse con el amor de su vida así tenga que regresar de la muerte para cumplir dicha promesa, mientras que “Donde su fuego nunca se apaga” muestra un lado más pesimista de las relaciones amorosas, condenando a los amantes a estar juntos para siempre, a su vez, la aparición de una niña que espera desenvolver sus regalos de Navidad en “Su pequeño y querido fantasma” pretende inspirar una trágica ternura en contraste con el ser que habita en “La cámara secreta” y disfruta atormentando a los miembros de una prominente familia escocesa.

Otros espectros parecen habitar más las mentes de ciertas personas como en el caso de “El tapiz amarillo” o “El destino de madame Cabanel”, y en otros casos ni siquiera tienen forma humana como sucede en “El cuarto pequeño”, donde una mujer y su madre se obsesionan con un cuarto que viene y va junto con la memoria de las habitantes de la casa; pero también están los que únicamente desean descansar y no pueden debido al constante paso de un tren frente al cementerio en “La muerte y la condesa”.

¿Qué es un fantasma? Una sombra, un ser invisible e inaudible, la mayoría de las veces aprisionado en un lugar y cuya presencia sólo se nota cuando éste grita, azota la puerta, sacude sus cadenas o alguien se toma la molestia de fijar la vista en el lugar correcto en el momento indicado. No es de extrañar que las mujeres sintieran fascinación ante estos entes, siendo ellas también invisibles e inaudibles para la sociedad, obligándolas a gritar y sacudir sus cadenas para ser percibidas.

Las autoras de esta antología no sólo hacen gala de una gran capacidad narrativa sino que también dan a conocer que estaban al tanto de lo último en los avances científicos, la historia y la política. Algunas veces por medio del horror y otras de la ironía, estas mujeres expresan su urgencia y su frustración por formar parte activa de un mundo que simplemente ya no podía seguir ignorándolas. Es quizá por eso que decidieron escribir esas narraciones, ahora recopiladas en este libro de historias de fantasmas sobre fantasmas.

Alonso Nuñez Utrilla

One thought on “Ella, fantasma: relatos espectrales de escritoras del siglo XIX

Comments are closed.

Top