Estás aquí
Inicio > Opinión > En el Día de la Raza: resistencia de los pueblos originarios

En el Día de la Raza: resistencia de los pueblos originarios

Hace 524 años los conquistadores europeos llegaron a Abya Yala, lugar que hoy conocemos como América Latina; en 1992 nació el Congreso Nacional Indígena en el marco de la lucha zapatista y los acuerdos de San Andrés.

pueblos indigenas

En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina y a un Dios de otro cielo, y que había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al Sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que moja.

Eduardo Galeano

Se dice el Día de la Raza en los países latinoamericanos, en España (país colonizador) se le llama el día de la hispanidad. Es el día que se conmemora que hace 524 años los conquistadores europeos llegaron a Abya Yala, lugar que hoy conocemos como América Latina.

Los conquistadores le hicieron creer a la historia que nos habían rescatado y “civilizado” y con esto se ocultó la verdadera historia, la del despojo, la persecución, el genocidio, el exterminio de las culturas y los pueblos originarios que ya se las arreglaban muy bien antes de la colonización.

La diversidad de culturas y su riqueza puede verse desde donde quiera, para muestra mencionaré a la civilización maya, una de las más avanzadas no sólo en Mesoamérica, sino en el mundo. Uno de los momentos cumbres en el progreso de la humanidad fue la invención del lenguaje escrito, esto no se dio en todo el mundo, la escritura tuvo orígenes en las civilizaciones mas avanzadas como Fenicia, Mesopotamia, Egipto y en Mesoamérica con la cultura maya.

Además, los sistemas económico, político y social funcionaban bastante bien. Claro, con sus altibajos como todo, pero nada de salvajes, o sea, nos dicen bárbaros los señores que inventaron la Santa Inquisición (que de santa, nada), los que estuvieron cerca de dos siglos en guerra cuando las famosas Cruzadas, en fin, de barbarie ni hablamos.

En el México contemporáneo ya no nos tragamos esa píldora, gracias a las resistencias que se niegan a seguirles la corriente a los despojadores podemos construir otra historia, la nuestra. En nuestro país, hace 20 años que de las raíces de nuestros pueblos originarios surgió el Congreso Nacional Indígena, que nació entre el 9 y el 11 de octubre de 1996 en el marco de la lucha zapatista —iniciada dos años antes— y los acuerdos de San Andrés (los cuales el gobierno continua sin cumplir).

12 de octubreEsto es lo que se debe celebrar: la resistencia, no la colonización. En el marco de la conmemoración de este año, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), a través de un comunicado, celebró el acontecimiento y recordó que hace dos décadas esta organización de lucha indígena estuvo presente mediante la participación de la comandanta Ramona.

En redes sociales también se deja ver la crítica hacia este día, las y los usuarios cuestionan la celebración del día en que comenzó el despojo y la explotación que causaron el atraso de nuestros territorios a los que ahora se llama “países en desarrollo” o de “tercer mundo”, cuando fue la fuerza de trabajo de nuestro pueblo y nuestros recursos los que los llevaron a ellos al “primer mundo”.

Coincido con las compañeras, compañeros, compañeroas zapatistas:

¡QUE VIVAN SIEMPRE LOS BARRIOS, TRIBUS, NACIONES Y PUEBLOS ORIGINARIOS DE MÉXICO Y EL MUNDO!

¡QUE SE ILUMINE DE NUEVO EL COLOR QUE SOMOS DE LA TIERRA!

Fotografía: Promedios de Comunicación Comunitaria

Imagen: Desinformémonos

Corina del Carmen

Top