Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > El acoso no es un juego

El acoso no es un juego

1.4 millones de mujeres padecen acoso sexual en el trabajo; la televisión configura el papel de la mujer en la sociedad de una forma que nunca resulta neutra.

tania-reza-y-enrique-tovar

Esta semana se volvió viral el caso de acoso que sufrió Tania Reza en A Toda Máquina, el programa de Televisa Chihuahua, en una transmisión en vivo.

Todo comenzó cuando su compañero, Enrique Tovar, le tocó las piernas a lo que Reza respondió con un grito de “¡ya!”. Después ella siguió con el programa e hizo una broma diciendo que no ilusionaba a nadie, su compañero siguió tocándola a pesar de que ella tomaba distancia física.

Enrique intentó excusarse diciendo que quería mostrar al público el collar de Tania, por lo que enfocaron esa zona de su cuerpo y él aprovechó para tocarle los senos. Ella inmediatamente se molestó llamándolo “idiota” y él cínicamente preguntó “¿qué tiene?”.  La cosa siguió, él volvió a tocarla y ella declaró que ya no podía trabajar así, se quitó el micrófono y se fue del foro. Para rematar sus acciones, Enrique intentó culpar a Tania por arruinar la transmisión diciendo que estaba “hormonal” y se le “habían subido las ubres”.

Televisa Chihuahua dio a conocer mediante un comunicado que, después de haber realizado una investigación, se supo que la escena fue actuada por los conductores para generar contenido viral. Además, exhortaban a Tania Reza a comentar si lo sucedido difería de su primera declaración frente al área de Recursos Humanos.

Televisa  aseguró que reprueba el acoso y como, según la empresa, los conductores habían fingido la escena, decidió despedirlos a ambos. Días después, el canal de YouTube de Televisa Prensa publicó un video en el que ambos conductores se disculpaban por lo que habían hecho, Tania aclaró que nunca hubo acoso  y que la empresa no tenía la culpa por sus acciones. Sin embargo, cuando Enrique dijo que se llevan de “cachetadas y nalgadas” ella tuvo que objetar y desmentirlo.

El lunes 26 de octubre Tania Reza compartió un mensaje en su página de Facebook en el que agradecía las muestras de apoyo de la gente y en el que aclaraba que a veces hay presiones por parte de las empresas que se lavan las manos mientras ella acepta su culpabilidad.

¿Por qué son relevantes estos hechos y cómo nos afectan como sociedad? Para empezar, deberíamos cuestionarnos por qué sucedió esto en un programa en vivo. ¿Quién estaba a cargo de la producción y por qué no le llamó la atención al conductor? Incluso los camarógrafos enfocaron el escote de Tania cuando Enrique lo solicitó.

Esto también resulta relevante porque en nuestro país 1.4 millones de mujeres padecen acoso sexual en el trabajo y 99.7 % de los casos no se denuncian, según Excélsior. Muchas de las víctimas sufren culpa o vergüenza por denunciar, además de correr el riesgo de perder su empleo.

En general, el acoso sexual en México es minimizado a cada día. ¿Cuántas veces no hemos escuchado comentarios que justifican el acoso en la calle diciendo que sólo son piropos y que nos molestaríamos si no los recibiéramos? Incluso la misma página del programa en cuestión minimizó el hecho tomándoselo a broma.

Además, hay que recordar que este caso sucedió en una entidad en donde se han registrado mil 24 casos de mujeres asesinadas de manera violenta desde 2008 hasta la fecha. ¿Qué tan lejos está la línea entre tocar a una mujer en contra de su voluntad  e ir más allá? Si alguna vez han visto la entrevista de El Coqueto, el microbusero que mató a varias mujeres, pueden saber que no había móvil alguno fuera de saber que podía hacerlo sin sufrir consecuencias. Violar y matar porque puede, así de fácil.

Debemos tener cuidado con las representaciones que pasan en la televisión, pues ésta (y los medios en general) configuran el papel de la mujer en la sociedad de una forma que nunca resulta neutra. A pesar del avance que han tenido las mujeres occidentales en cuestión de sus derechos, las representaciones sociales que suelen mostrar los medios de ellas son mayormente estereotipos de la época preindustrial, asegura Ana Jorge Alonso. En estas imágenes las mujeres son la respuesta a los deseos de los hombres, ya sea como un objeto sexual o como figura maternal.

El imaginario social se construye en gran medida con la participación de los medios y meter a las mujeres en estereotipos reduce las múltiples realidades que existen de la identidad femenina. Es por ello que no debemos minimizar las muestras de acoso

Joanna Gutiérrez: @sourpageturner

Top