Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Dos hermanas compitieron por ser la más delgada; casi mueren de anorexia

Dos hermanas compitieron por ser la más delgada; casi mueren de anorexia

Actualmente, las hermanas se encuentran en un peso saludable después de recibir atención especializada, por lo que esperan que su historia tenga un impacto en los jóvenes; las personas que padecen trastornos alimenticios a menudo sufren de baja autoestima, ansiedad, pánico y son muy duras consigo mismas.

mujeres delgadas toman selfies

Courtney y Rebbeca Grimshaw de California, Estados Unidos, son dos hermanas que durante años compitieron para ver quien adelgazaba más rápido, ocasionando que una de ella fuera hospitalizada por su grave pérdida de peso.

La competencia comenzó cuando Rebecca, de entonces 14 años, fastidiaba a su hermana Courtney, dos años menor, diciéndole “trasero gordo“. Como consecuencia, la más joven de las Grimshaw comenzó a comer menos y pasó de pesar 58 kilos (127 libras) a 31 kilos (68 libras) en un año.

Según información del periódico británico Daily Mirror, Courtney siempre quiso ser como su hermana, pues creía que era muy hermosa y por esa razón siempre estaba rodeada de chicos.

Pero ante la delgadez que su hermana menor estaba adquiriendo rápidamente, Rebbeca también se sumó a la idea de perder peso, así que ambas comenzaron a ejercitarse por horas y comían apenas 350 calorías por día.

El tiempo pasó pero, durante su “competencia” por ser la hermana más delgada, Rebbeca se dio cuenta del peligro en el que las dos estaban. Sin embargo, Courtney quiso seguir adelante, por lo que a los 15 años empezó a perder el cabello.

En ese momento, los encargados de la escuela donde estudiaba contactaron a sus padres y les dijeron que de no atender el problema de su hija, iban a reportar la situación ante las autoridades. Fue entonces que la menor fue puesta bajo supervisión médica.

A los 16 años, Courtney comenzó a recobrar peso, pero continuó con sus inseguridades respecto a su figura; como consecuencia de esto, ella comenzó a tener un problema con el alcohol, el cual también recibió atención especializada.

En la actualidad, la joven sigue visiblemente delgada a sus 24 años, pero ahora se encuentra con un peso saludable de 50 kilos (110 libras). Espera volver a la escuela y desea generar conciencia sobre los riesgos de la anorexia.

Las personas que padecen trastornos alimenticios a menudo sufren de baja autoestima y son muy duras consigo mismas. Asimismo, pueden padecer de ansiedad, pánico y tender al consumo abusivo de bebidas alcohólicas y drogas. De acuerdo con la organización NEDA, el tratamiento temprano de estos problemas aumenta las posibilidades de recuperación tanto física como emocional de aquellas personas que padecen esta situación.

Fotografía: Facebook 

Adriana García 

nueva mujer

Top