Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Cómo saber si padeces de hemorroides

Cómo saber si padeces de hemorroides

La mayoría se manifiestan con dolor, ardor, picazón y sensación de hinchazón en el área, sangrado leve; prácticamente todas las mujeres de cualquier edad, son susceptibles de padecer hemorroides a lo largo de su vida.

elefantes

Las hemorroides han sido siempre un tema tabú, incluso vergonzoso, es por eso que existe mucha desinformación alrededor. Y aunque es un padecimiento que no distingue entre sexos, las causas entre hombres y mujeres suelen ser distintas.

Prácticamente todas las mujeres de cualquier edad, son susceptibles de padecer hemorroides a lo largo de su vida. Aunque en el embarazo suelen aparecer con mayor frecuencia, pueden presentarse también en mujeres con problemas de estreñimiento, al igual que en mujeres con vida sedentaria y con estrés.

Pero, ¿qué son? Las hemorroides o almorranas (como también se les conoce), son protuberancias en el ano causadas porque las venas de esa área del cuerpo se inflaman. Pueden incluso reventarse y causar sangrados leves.

Existen dos tipos, internas y externas. Hablamos de hemorroides externas cuando se forman debajo del músculo del esfínter del ano. Por su parte las hemorroides internas se forman por encima de dicho músculo.

Con una simple exploración física podemos ver las hemorroides externas pero no las internas. Las hemorroides internas provocan mucho dolor en la zona del ano durante la defecación, una sensación de hinchazón sin estar en relación con esfuerzos físicos intensos. Las hemorroides internas suelen sangrar y podemos encontrar estos restos de sangre tanto en las propias heces como en el papel higiénico.

Los síntomas son diversos. La mayoría se manifiestan con dolor, ardor, picazón y sensación de hinchazón en el área, sangrado leve, aunque después de pocos días dejan de dar molestias. Si tienes hemorroides en la parte externa, es posible aliviarlas con ungüentos o supositorios de venta libre, también un baño de asiento dos  tres veces al día puede reducirlas.

No obstante, si los síntomas duran más de una semana es momento de acudir al médico para que indique el tratamiento apropiado.

Es importante poner atención a nuestro estilo de vida, si trabajas mucho tiempo sentada, es probable que los riesgos aumenten, puedes dar caminatas cortas en la oficina, subir escaleras en vez de usar el elevador, y llevar una alimentación adecuada, así como tomar mucha agua para evitar el estreñimiento.

También cuidar la cuestión del peso, ya que la probabilidad de presentar hemorroides aumenta si hay sobrepeso. En el caso de las mujeres embarazadas es una causa muy común por los diversos factores que se mezclan entre sí: aumento de peso, estreñimiento, estrés, etcétera.

No te asustes, la mayoría puede solucionarse sin pisar el quirófano, y aunque los medicamentos para combatirlas son de venta libre, es recomendable acudir al médico para una valoración.

Redacción

Top