Estás aquí
Inicio > Política > Comienzo desigual de la Asamblea Constituyente

Comienzo desigual de la Asamblea Constituyente

Casi la mitad de las y los asambleístas (40 de 100) fueron designados (por dedazo) a través de los poderes Ejecutivo y Legislativo; en 2014 se elevó a rango constitucional el principio de paridad, sin embargo, la Asamblea Constituyente no logró ser paritaria.

Diputadas en mesa de diálogo

Hoy, 15 de septiembre, comienzan los trabajos de la Asamblea Constituyente (AC) de la Ciudad de México, que desde la antigua sede del Senado en Xicoténcatl creará la Constitución local que regirá a las y los capitalinos. En 2015 el Senado aprobó la reforma política en el entonces Distrito Federal la cual designó que esta entidad sería autónoma y tendría su propia Constitución Política.

Esta Carta Magna capitalina surgirá de una propuesta elaborada por el gobierno de Miguel Ángel Mancera quién creó una Comisión Redactora compuesta por 28 personas, 13 mujeres y 15 hombres. Después esta iniciativa será estudiada y aprobada por la Asamblea Constituyente, la cual se compone por 100 asambleístas, quienes trabajarán de manera honoraria para la creación de la constitución de la Ciudad de México que debe estar lista para el  próximo 31 de enero según lo establecido en la reforma.

Aunque la AC representa (o debería) el avance de la democracia en la capital del país, no se conformó de esta manera. Casi la mitad de las y los asambleístas (40 de 100) fueron designados (por dedazo) a través de los poderes Ejecutivo y Legislativo. Así el presidente Enrique Peña Nieto designó a seis, Miguel Ángel Mancera a seis más, mientras que las Cámaras designaros a 14 personas cada una. Las demás personas que conforman esta asamblea fueron elegidas por medio del voto el pasado mes de junio.

En 2014 se elevó a rango constitucional el principio de paridad, entendida como la participación equitativa entre mujeres y hombres en los espacios de toma de decisión, sin embargo, la Asamblea Constituyente se quedó en el casi, no logró cumplir con este principio que pretende garantizar el derecho a la participación política de las mujeres en equidad de condiciones respecto a sus pares varones, la AC quedó constituida por una mayoría masculina (53 hombres frente a 47 mujeres).

El mes pasado diputadas electas de la AC exigieron tanto a las Cámaras como a los Ejecutivos local y federal a que garantizaran la paridad conformando esta Asamblea con un 50 % de mujeres en los escaños legislativos. Sin embargo, sólo el poder Ejecutivo (local y federal) cumplió con este principio. La Cámara de Diputados fue la instancia mas desigual al designar sólo 5 escaños de 14 para las mujeres. La Cámara de Senadores designó a 6. Tanto la presidencia de la República como la jefatura de gobierno de la Ciudad designaron igual número de mujeres que de hombres para constituir esta asamblea.

Entre las mujeres electas como integrantes de la AC, destaca la participación de la diputada Marcela Lagarde y de los Ríos, antropóloga feminista quien aportó el sustento teórico para la creación en 2007 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

También entre las asambleístas se encuentran Olga Sánchez Cordero ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y defensora del derecho a decidir de las mujeres cuando se despenalizó el aborto antes de las 12 semanas en la capital; y Ana Laura Magaloni, académica del Centro de Investigación en Docencia Económica (CIDE) quien participó en la creación del borrador de esta constitución.

Fotografía: CIMACFoto: César Martínez López

Corina del Carmen

Comunicadora feminista, defensora de la alegría. Soñadora de otros mundos.

Top