Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > Clara Peeters en El Museo del Prado

Clara Peeters en El Museo del Prado

Después de casi dos siglos de existencia, por primera vez el Museo del Prado dedicó una exposición a una mujer pintora; Clara Peteers fue pionera en la pintura de bodegón en auge en los Países Bajos del siglo XVI.

clara peeters

El Museo del Prado (MdP) por primera vez en 197 años de existencia y después de que desde hace un par de décadas empezó con las exposiciones temporales, realizará una exposición sobre una mujer pintora, se trata de Clara Peeters, artista de los Países Bajos pionera en la pintura de bodegones.

Debido a la invisibilización de las mujeres en la cultura, la historia de Clara Peeters es casi desconocida. En la actualidad sólo se sabe de 39 obras firmadas por ella, cuatro de las cuales pertenecen al Museo del Prado, factor que influyó en la realización de esta exposición.

De acuerdo con la lista de exhibiciones en el sitio web del Museo del Prado, si por un lado se tardó 197 años en hacer una muestra sobre una mujer artista, tan sólo en los últimos 13 años ha realizado al menos seis exposiciones sobre Goya, cuatro de El Greco y tres de Diego Velázquez, Titian y Picasso, respectivamente.

Sobre la vida de Peeters, tampoco hay certeza, la Enciclopedia Británica dice que fue bautizada el 15 de mayo de 1594 en Amberes, Bélgica, lugar donde desarrolló la mayor parte de su obra y que murió después de 1657, mientras que información del MdP establece su nacimiento entre 1588 y 1590, y su muerte después de 1621. Su obra más temprana está fechada en 1607.

Además de formar la vanguardia en la pintura de bodegón, Peeters también incursionó en el autorretrato, reafirmándose como mujer pintora. En algunos de los elementos de sus bodegones se puede ver su reflejo plasmado como intento de hacerse presente, de manifestar su autoría y en la creación del arte. También se puede apreciar el sello de la autora en algunos cuchillos pintados en sus bodegones en los que inscribió su nombre.

Los logros de esta pintora son significantes en una sociedad en la que a pesar de sus avances todavía imponía a las mujeres obstáculos para desarrollares en el ámbito público y las disciplinas artísticas. En el Amberes del siglo XVII ser mujer pintora no era fácil ya que las mujeres enfrentaban muchos obstáculos para su formación, a menos que tuvieran un estatus privilegiado como el de Artemisia Gentileschi o Sofonisba Anguissola, informó El País.

Uno de los obstáculos para las mujeres pintoras era el acceso a los modelos, motivo por el cual Clara Peteers se desarrolló en el género del bodegón. Fue contemporánea de los pintores flamencos Rubens, Jan Brueghel y Van Dyck.

La exposición de Clara Peeters en el Museo del Prado cuenta con 15 obras procedentes de diferentes museos y colecciones alrededor del mundo, cuatro de las cuales pertenecen al acervo pictórico del mismo Museo.

El género de bodegón estuvo en auge a principios del siglo XVI y alcanzó un gran éxito en los Países Bajos con composiciones que integraron elementos como vajillas finas, flores, frutas, flores, pescados, aves, pan, queso, verduras, etc.

Redacción

Top