Estás aquí
Inicio > Deportes > Ciclistas afganas nominadas al Nobel de la Paz

Ciclistas afganas nominadas al Nobel de la Paz

“Para nosotras, la bicicleta es un símbolo de libertad”; ver a mujeres en bicicleta por las calles todavía es motivo de discriminación y violencia.

ciclistas afganas en entrenamiento

Este año el comité el Comité Noruego del Nobel recibió 376 candidaturas para el Premio Nobel de la Paz. Entre esas casi cuatro centenas de nominaciones se encontró la del Equipo Nacional de Ciclismo de las Mujeres de Afganistán.

Media docenas de jóvenes afganas se ganaron el reconocimiento por parte de 118 integrantes del parlamento italiano, quienes las nominaron para ganar el Nobel porque al rodar por las calles de su país en sus bicicletas afirman que las mujeres afganas tienen derecho a transitar libres por las calles, caminando o en bici, solas o acompañadas; el espacio público también es suyo, a pesar de que desde 1996 hasta 2011, periodo en que Afganistán fue ocupado por el régimen taliban, fueron desterradas de las calles.

Durante los últimos cinco años las mujeres de ese país, poco a poco, recuperan sus derechos, sin embargo, ver a mujeres en bicicleta por las calles todavía es motivo de discriminación y violencia.

De acuerdo con un reportaje de Yahoo! News hecho en 2014, las jóvenes ciclistas recibieron ataques que las lastimaron seriamente. En una ocasión, durante un entrenamiento a las afueras de Kabul, tres motociclistas las persiguieron e hicieron que una de ellas cayera sobre otra integrante del equipo de ciclismo, lo que le provocó lesiones en la espalda.

A pesar de esto, las jóvenes están decididas a continuar con este deporte con el que no sólo ambicionan llegar a los juegos olímpicos de Tokio 2020, sino combatir los estereotipos y lograr que más afganas monten sus bicicletas. “Para nosotras, la bicicleta es un símbolo de libertad”, dijo a ese medio, Marjan Sidiqqi, una integrante del equipo. Aclaró que no lo hacen como una postura política, sino que lo hacen porque quieren y porque si sus hermanos pueden hacerlo, ellas también.

Su defensa de los derechos de las mujeres a través del desafío de las normas tradicionales que les prohíben ocupar las calles, dio a conocer a estas mujeres afganas alrededor del mundo. Incluso tienen su propio documental, dirigido y producido totalmente por mujeres.

A pesar  de la contribución de estas mujeres a la construcción de paz en Afganistán a través del empoderamiento y la defensa de los derechos de las mujeres, el ganador fue Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, que encabezó por parte del gobierno de ese país la negociación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP). Lo que derivó en el acuerdo para el cese del fuego armado que durante 52 años azoló al pueblo colombiano, el cual fue rechazado por las y los votantes, con una diferencia mínima en la cantidad de votos de quienes dijeron que sí.

Otra nominación que se coló a la luz pública fue la de Nadia Murad, una sobreviviente de violencia sexual que escapó de su secuestro por parte de integrantes del Estado Islámico, quienes la esclavizaron sexualmente por seis meses.

De acuerdo con la reglamentación interna de ese galardón, está restringida la divulgación de información sobre las nominaciones durante un periodo de 50 años, no obstante, la misma Fundación Nobel reconoce que es posible que esta información se haga pública por filtraciones de las personas detrás de las candidaturas.

Fotografía: VICE

Redacción

Top