Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > #CarterLives: adiós Agente Carter

#CarterLives: adiós Agente Carter

La historia de la Agente Carter se desarrolla en un momento histórico en el que las mujeres y sus logros eran menospreciados; la CBS rechazó la serie Nancy Drew por considerarlo un producto “demasiado femenino”.

Agent Carter

Margaret Carter murió a manos de los ejecutivos de Marvel dos veces, la primera dentro de la trama de Capitán América: Civil War, y la segunda tras la cancelación de la serie Agente Carter de la ABC —argumentando bajos índices de audiencia.

Tras el anuncio, los fanáticos de la serie tomaron las redes sociales. Crearon cuentas como @RenewAgentCarter y @CarterCorps para iniciar una campaña bajo los hashtag #SaveAgentCarter y #CarterLives con la cual pretenden que la serie sea trasladada a la plataforma de Netflix, que actualmente produce cuatro series de Marvel.

En tan sólo nueve días la petición que se alojó en change.org ya rebasó las 100 mil firmas, algo sorprendente para una serie que era considerada como “poco rentable”, contando con el apoyo de la escritora G. Willow Wilson así como de la productora Tara Butters y de los actores Bridget Regan, Clark Gregg y Enver Gjokaj.

La importancia de la Agente Carter es evidente dentro del mundo del cine y la televisión como personaje recurrente del universo cinematográfico de Marvel, pero en la vida real representa un momento crucial en lo que se refiere a los productos encabezados por personajes femeninos para esta compañía, que al momento de su lanzamiento no tenía planes para ninguna otra serie o película con una protagonista.

Situada en 1940, no sólo muestra a Carter desarrollarse dentro de un mundo de héroes y espías en la posguerra, sino en un momento histórico en el que las mujeres y sus logros eran menospreciados. Siendo ésta la línea argumental bajo la cual se desarrolló gran parte de la primera temporada, encontramos en ella una gran crítica al papel que tenían las mujeres durante esa época y también al ambiente tan desigual que se sigue encontrando dentro de la industria del comic para muchas de las escritoras y dibujantes que siguen reportando problemas de acoso.

Hayley Atwell, protagonista de la serie, ha comentado en muchas ocasiones la gran responsabilidad que tiene al interpretar a quien ella describió como una “feminista temprana” debido a que esto la convierte en un modelo a seguir para muchas jóvenes.

“Tengo a esta joven que me sigue en Twitter. Ella solía autolesionarse, y como parte de su recuperación, ahora usa un brazalete que dice: ¿Qué haría Peggy? Que mira cada vez que siente ansiedad. Eso me hace pensar que soy una gran influencia y por eso debo tener cuidado con las cosas que digo. Ahora es mi responsabilidad”.

Peggy Carter representa en gran medida lo que una figura femenina puede aspirar a ser en la industria, no sólo como una gran espía y peleadora, sino como alguien que tiene la capacidad de desafiar al mundo que pone sobre ella desventajas por pertenecer al género femenino, además de contar con la oportunidad de desarrollar matices en el papel que dejan atrás el viejo rol de la damisela en apuros.

Gran parte de la ideología del personaje queda patente en las líneas finales que tuvo durante su primera temporada: tras salvar el día, termina perdiendo todo el crédito por culpa de otro agente, sin embargo ella responde: “Yo sé cuánto valgo, la opinión de los demás en realidad no importa”.

¿Por qué merece otra temporada Agente Carter? Incluso cuando ahora tenemos a Jessica Jones en Netflix, a Daisy Johnson en Agentes de S.H.I.E.L.D. y a Supergirl de DC, seguimos encontrando noticias como el rechazo de la CBS a la serie Nancy Drew por considerarlo un producto “demasiado femenino”, o con el cambio de antagonista femenino a masculino en Iron Man 3 debido a que las mujeres “no venden juguetes”. Esto demuestra lo grande que es aun la brecha entre los personajes femeninos y sus contrapartes masculinas.

Eduardo Galindo: @Eduardo1909

Arquitecto entusiasta de la historia, el dibujo y los cómics.

Top